El estrés laboral es uno de los principales problemas para la salud psicológica y física de los trabajadores y el buen funcionamiento de las entidades para las que trabajan, tal y como aseguró la OMS en un informe. La organización también determinó que en 2020 la ansiedad y la depresión serán el primer motivo de baja laboral a nivel mundial.

Por desgracia, según el Instituto Nacional de Estadística, el 59% de los profesionales españoles sufre algún tipo de estrés en el entorno laboral, mientras que la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) reveló que alrededor del 40% de los trabajadores creen que este problema no se gestiona adecuadamente en su lugar de trabajo.

Aún así, cada día más empresas se suman a la tendencia iniciada por Facebook y Google, cuyas oficinas están repletas de toboganes, boleras, zonas de descanso y masajes, juegos, deportes o meriendas gratis para fomentar el bienestar de sus empleados y así incrementar el rendimiento y la creatividad.

La desmotivación, la falta de indentificación y de feedback, un ambiente plagado de cotilleos o rumorología o la descompensación salarial son otros de los aspectos negativos externos que nos hacen terminar quemados y causan nuestra desdicha laboral, explica Xavier Montero i Blanco, psicólogo experto en trabajo y organizaciones miembro del Col.legi Oficial de Psicología de Catalunya.

El 59% de los profesionales españoles sufre algún tipo de estrés en el entorno laboral”

Hoy es el Día Internacional de la Diversión en el Trabajo –sí, este año cae en domingo paradójicamente–, Montero i Blanco nos da algunas claves que solo dependen de ti para hacer un poco más agradable tu jornada y que deberías poner en práctica, pues pasamos más de un tercio de nuestra vida trabajando.

1. Personaliza o ‘decora’ tu espacio de trabajo. Aunque por ahora tu jefe no proponga tener un futbolín o un minigolf, está en tu mano que tu escritorio sea un desierto gris, frío y desprovisto de cualquier objeto o un pequeño reducto acogedor que te sea familiar. No se trata de que se convierta en una mesa kitsch – con la gitana de plástico tan popular en los televisores de antaño–. Tanto si eres amante del minimalismo como si eres fan del rococó, esa taza especial para tu café matutino o esa foto de tu perro Whisky, mirándote fijamente con su mirada perdida, te animarán de forma inconsciente.

2. Fomenta las relaciones con tus compañeros. Es inevitable coincidir con alguien tóxico, no obstante, es fundamental buscar el ‘buenrollismo’ en el entorno laboral. Ese café a media mañana, conversaciones tupper en mano o actividades fuera de la oficina –fiestas, unas cañas, un escape room, un karaoke…– lo favorecen. “El objetivo es compartir, no solo conocimientos, sino experiencias externas de la vida cotidiana que nos van a enriquecer y serán foros continuos de aprendizaje”, sentencia Montero i Blanco. Aunque cuidado con los ‘rollos’ o relaciones sentimentales en el trabajo porque pueden entrañar sus peligros.

3. Sé capaz de obtener un feedback de tu desarrollo. No solo de los superiores, sino también de tus compañeros. A todo el mundo le ayuda ‘el golpecito en la espalda’.

En 2020 la ansiedad y la depresión serán el primer motivo de baja laboral a nivel mundial”

4.Ten un timing u organización personal. Marcarte unos objetivos siempre te ayudará a mejorar, pero además cumplirlos en un determinado plazo puede resultar un boost o incentivo a modo de reto. Sin embargo, el experto asegura que siempre debes tener los límites claros, pues al fin y al cabo el trabajo es un intercambio o contraprestación que das a la organización a cambio de una compensación económica”. Aunque la filosofía sea intentar divertirte, no todo puede ser un juego. Además, remarca la diferencia entre ‘hacer cosas’ y ‘conseguir objetivos’, pues incrementa la autoestima y fomenta de manera progresiva la identificación con la empresa.

5. Tómate un respiro, tómate un KitKat. Cuando la marca de chocolatinas sacó este eslogan en 1957 creó escuela. No solo porque se volvería icónico, sino porque refleja a la perfección una ‘necesidad vital’ cuando llevas horas concentrado en una tarea. Es esencial hacer un break o descanso para retomar tu actividad con más fuerza. Este puede ser un momento ideal para dedicar unos minutos a tus asuntos personales, hacer vida social con tus compañeros o tomar un tentempié.

6. Demuestra una actitud positiva y proactiva. Aunque no siempre vayas a estar de acuerdo con todo, la negatividad nunca lleva a buen puerto. Todos tenemos días malos o cometemos errores. Propón ideas, ten iniciativa y huye de la pasividad, pues según Montero i Blanco, solo puede conducir a estados apáticos e incluso depresivos. Por otro lado, ser resilente o estar abierto a los cambios también ayudará tanto en tu rendimiento como en tu bienestar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.