En ocasiones, cuando vamos al mercado, tenemos la duda de si estamos viendo expuestos rapes y lenguados o vestidos de Chanel. Precios elevados que más de una vez nos han hecho desistir de cenar pescado. “El problema son los intermediarios. Especies que se venden en lonja a menos de un euro pueden llegar a seis o siete en el mercado”, nos cuenta Miguel Fernández, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Santoña.

Pero también hay pescados asequibles para casi todos los bolsillos. Hemos preguntado a los que más saben de la materia, los pescadores de diferentes costas españolas. Los precios varían cada día en función de muchos factores y de la ciudad o zona donde nos encontremos, pero mayoritariamente los pescados que nos han recomendado cuestan menos de 5 euros el kilo.

Brótola o bertorella

Brotola Brotola (dompress / Getty)

Es un pescado blanco que normalmente se pesca al arrastre o trasmallo. De color marrón tirando a gris, se encuentra en rocas o fondos fangosos. “Los ejemplares de tamaño mediano, entre 250 y 280 gramos la pieza, son muy baratos”, cuenta José Manuel Juárez, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Barcelona. Con un sabor similar al de la merluza, es un pescado muy adecuado para fritura y también para elaborar caldos. Además, su espina es fácil de quitar para conseguir cómodos filetes para las comidas infantiles. Karlos Aguiñano tiene una receta de brótola al horno regada con vinagreta.

La canana es un cefalópodo similar al calamar. Hay quien lo llama “el calamar de los pobres”. Tiene la piel más oscura y las aletas más cortas, pero es rica encebollada, en fritada con tomate, en cualquier salsa o también o en un arroz. Los pescadores lo usan para sus suquets, porque da mucho más sabor que el calamar, según apuntan desde la Cofradía de Barcelona.

Pescados a la brasa, entre ellos, jureles Pescados a la brasa, entre ellos, jureles (Jacek_Sopotnicki / Getty)

Pescado azul que ya está en plena temporada, de excelente calidad. En el norte de España, cornisa cantábrica y Galicia, lo comen de forma más habitual que en el Mediterráneo. En frituras o a la plancha nos permite disfrutar de una cena deliciosa, sin necesidad de pedir un crédito al banco. Y si lo podéis probar a la brasa, es un espectáculo.

A solo unos tres euros el quilo podemos encontrar boga, un pescado blanco que se cría a dos o tres millas de la costa, donde hay posidonia o bancos arenosos. Los que se suelen comercializar –al menos en la costa mediterránea- tienen pesan unos 250 gramos la pieza. Se puede preparar al horno, en fritura o a la plancha.

Besugo blanco

Los pescadores de Barcelona nos cuentan que es una alternativa barata al besugo, parecido a la boga, aunque con más carne y menos raspa.

Caballa, sarda o verdel

Caballa Caballa (zefirchik06 / Getty)

“La caballa está en plena temporada, empieza a principios de marzo”, nos dicen los pescadores cántabros. Hay que aprovechar el momento de este pescado azul, hasta finales de abril. En lonjas del norte de España ahora se encuentra a menos de un euro el quilo, así que el precio de mercado se puede calcular por encima, pero no a más de cinco euros.

Aporta omega 3, fósforo y magnesio y se puede cocinar al horno, a la plancha… acompañada de verduras salteadas, arroz, patatas panadera o ensalada, es una comida de lo más sano. Si aprovecháis el momento en que está más barata podéis hacer un escabeche y os durará unos días. Es muy fácil.

Estornino o viso

“Sería el hermano de la caballa, pero de menos calidad”, nos cuenta el patrón mayor de Barcelona. Este es más grande porque es más voraz, pero se cocinan ambos igual. “En primavera y verano lo podemos encontrar por 2 o 3 euros el quilo, aunque se pesca todo el año”.

Boquerones o bocartes

Boquerones en la Barceloneta Boquerones en la Barceloneta (Xavier Cervera)

“Con un quilo de bocarte come toda la familia. Eso es lo que decimos aquí”, explica Miguel Fernández desde Santoña. En las grandes ciudades es más difícil encontrarlo barato, pero es cierto que el boquerón pequeño o mediano siempre ha sido uno de los pescados azules más populares.

“En lonjas cantábricas está sobre 1,50 o 1,70 euros. Eso significa que tienen que llegar a la pescadería por menos de 5 euros. Aunque algunos días puede estar disparado”, explica Fernández. No hace falta decir que la mejor manera de disfrutarlos es en fritura o en vinagre.

Pulpo cabezudo

La piel del pulpo cabezudo es un poco más dura que la del pulpo normal, pero se come de la misma manera. “Ahora se encuentra en las pescaderías y mercados de nuestra zona a unos dos euros el quilo”, explica José Antonio Suárez-Llanos, director de la Cooperativa de Armadores de Vigo. Así que ya sabéis… si no llega para pulpo, quizá sí que podamos comprar pulpo cabezudo.

Pota fresca

Rabas Rabas (Mary Sullivan / Getty)

Normalmente se compra la pota congelada, pero la pota fresca se trae de la costa gallega y cuesta dos o tres euro el quilo”, dicen los especialistas gallegos. Esta es otra variante barata del calamar. Y aunque la calidad no es la misma, es una buena opción para poner en la mesa proteína animal del mar. Por ejemplo, para las rabas rebozadas podemos escoger esta alternativa. La pota guisada con patatas es otra receta para bolsillos escasos que nos puede resultar.

Deja un comentario