El presidente del PAOK de Salónica, Ivan Savvidis, no podrá pisar un estadio de fútbol en los próximos tres años. Esta ha sido la sanción que ha decidido imponer la liga greiga a Savvidis después de amenazar a un árbitro con una pistola e intentar agredirle durante un partido de su equipo contra el AEK de Atenas el pasado 12 de marzo.

Un hecho que desencadenó la suspensión de la liga griega durante tres semanas por los reiterados incidentes violentos. Además, el mandatario deberá pagar una multa de 100.000 euros y el PAOK pierde tres puntos en la clasificación actual.

Es la segunda vez en los últimos dos años que la liga nacional ha sido suspendida por razones relacionadas con la violencia”

La competición se reanudará este sábado después de que la Superliga aceptara una serie de condiciones impuestas por el Gobierno. El ministro de Deportes, Yorgos Vassiliadis, anunció este martes en un comunicado de prensa que tras la aceptación unánime por los 16 clubes que conforman la Superliga de las condiciones impuestas, se levanta inmediatamente la suspensión de los partidos de fútbol profesional.

Entre las medidas figura que a partir de ahora la policía tan solo velará por la seguridad fuera de los estadios, y serán los clubes los que deberán responsabilizarse de la calma en su interior. Todo club que haya sido condenado durante al menos tres veces en una temporada por un tribunal deportivo por comportamiento violento de sus aficionados, descenderá automáticamente a segunda. Si los altos cargos de un club hacen declaraciones a los medios que fomentan la violencia, el club será sancionado automáticamente.

El supervisor de la FIFA recomienda el ‘Grexit’

El presidente del comité de la FIFA para supervisar la Federación Griega de Fútbol (EPO), Herbert Huebel, ha recomendado la expulsión de los clubes griegos y sus selecciones nacionales de las competiciones internacionales. “La situación actual no permite a la EPO garantizar el buen funcionamiento de las competiciones nacionales”, explica Huebel en su informe a la FIFA, recogido por los medios locales.

De momento el temido “Grexit” no es más que una posibilidad, pues la decisión del Comité de la FIFA no se celebrará hasta mayo o junio y hasta entonces Grecia tiene la oportunidad de enmendar aquellas cuestiones que no han convencido al austríaco. Esta pequeña posibilidad de evitar el “Grexit” deja entrever que el informe de Huebel busca presionar a la federación griega antes de castigarles definitivamente.

La posible exclusión de los equipos griegos de las competiciones europeas afectaría sobremanera al fútbol de ese país

La situación a la que se refiere el informe habla de “repetidos incidentes violentos en los estadios”, de la lentitud a la hora de resolver conflictos y comunicar y poner en marcha las decisiones tomadas, así como la no implementación efectiva de las recomendaciones que su comité emitió en febrero pasado. “Es la segunda vez en los últimos dos años que la liga nacional ha sido suspendida por razones relacionadas con la violencia”, explicó.

El posible Grexit afectaría sobremanera al fútbol griego, ya que ningún equipo, sin importar edad, sexo o liga en la que juegue, podría participar en competiciones internacionales, ni siquiera en la Liga de Campeones o la Liga Europea, lo que podría traducirse en una huida de futbolistas hacia otras ligas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.