“La política es una suerte de carrera de fondo, y a mí me gustan las distancias largas. Yo soy un corredor de fondo”, ha subrayado esta mañana Pedro Sánchez, al término de una reunión de la ejecutiva del PSOE tras la que ha asegurado tener “una oportunidad de oro” para ganar en las próximas elecciones general a lo que ha denominado como “la derecha bicéfala”, en referencia al PP y a Ciudadanos.

Pero aún quedan dos años de legislatura ya que, según ha reconocido, Mariano Rajoy no parece tener ninguna intención de adelantar las elecciones, ni Albert Rivera de retirarle su apoyo, por lo que el líder del PSOE ha destacado que “queda mucho trabajo” por delante. “La política no es una carrera de 100 metros, sino un maratón. Y a mí me gusta correr maratones”, ha insistido Sánchez.

La política es una suerte de carrera de fondo, y a mí me gustan las distancias largas. Yo soy un corredor de fondo”

Pedro Sánchez

Secretario General del PSOE

Sánchez ha destacado que “la legislatura está acabada y el Gobierno agotado”. También ha criticado que el Ejecutivo de Rajoy está “escondido y dividido internamente”, mientras el presidente del Gobierno está en su opinión deshojando la margarita para decidir “si se sucede a sí mismo o cede el testigo”. Ha añadido además que el Gobierno “está en estado de shock ante el crecimiento de su competidor en la derecha, que es el partido de Rivera”. El PP y Ciudadanos, en su opinión, están enfrascados ahora en plena “guerra fría”. Y, entre tanto, denuncia que la “inoperancia” del Gobierno del PP es absoluta, por lo que ha insistido en que el PSOE se propone “liderar el país desde la oposición”.

Así la ejecutiva del PSOE, después de las propuestas que lanzó la semana pasada para garantizar el futuro de las pensiones públicas, ha aprobado hoy un amplio plan de choque contra la precariedad laboral. Y ha constituido una suerte de gobierno en la sombra, con los diez responsables de la ejecutiva que dirigen los análisis y las propuestas que irán desgranando en los próximos meses sobre los diez “grandes acuerdos de país” en los que basa su relanzada agenda socioeconómica.

Las socialistas Cristina Narbona, Carmen Calvo, Margarita Robles y Marilo Seijo observan a Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa Las socialistas Cristina Narbona, Carmen Calvo, Margarita Robles y Marilo Seijo observan a Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa (Emilia Gutiérrez)

El líder del PSOE está recuperando además el perfil con el que recuperó el cargo en las primarias de mayo del 2017, al criticar a “las élites políticas, económicas y mediáticas” que ya están rechazando sus propuestas, como la que crear un impuesto extraordinario para que la banca sostenga el sistema público de pensiones. La guerra interna que se produce en el Gobierno, más el pulso que en la derecha mantiene el PP y Ciudadanos, unido al desplome de las expectativas de voto de Podemos, es lo que hace a Sánchez tener la convicción de su próxima victoria electoral. “Hay una izquierda que puede ganar a una derecha bicéfala. Tenemos que aglutinar todo ese voto y movilizar a todo el electorado de izquierda. El PSOE tiene una oportunidad de oro de ganar las elecciones, y a ello nos vamos a empeñar. La única opción para derrotar a la derecha bicéfala es el PSOE”, ha insistido durante la larga comparecencia que ha protagonizado en Ferraz.

“España, sociológicamente, no es de derechas”, ha argumentado el líder del PSOE. Y ha esgrimido su reivindicación del espacio de centro-izquierda que asegura representar, pese a que “a una élite no le gusta y quiere perpetuar el conservadurismo”.

A Pablo Iglesias le digo que su problema no es el PSOE ni mi persona, sino que en estos cuatro años cada vez que ha dado un paso se ha equivocado”

P. Sánchez

“A Pablo Iglesias le digo que su problema no es el PSOE ni mi persona, sino que en estos cuatro años cada vez que ha dado un paso se ha equivocado”, ha lamentado. Así, Sánchez ha destacado que Iglesias impidió la investidura de un gobierno progresista y que ahora, ante la situación de Catalunya, “no defendió la soberanía nacional y abrazó las tesis independentistas”. Un doble “error histórico”, a su juicio, que le permite al PSOE seguir consolidando su recuperación electoral.

“La transferencia de votos es evidente que sí está ocurriendo”, ha resaltado sobre los votos de Podemos que ahora, según los sondeos, estarían volviendo al PSOE. Sánchez, no obstante, ha asegurado que no le preocupa en absoluto el ascenso de Ciudadanos que presuntamente amenazaría al PP. “En la lucha por la hegemonía de la derecha, el PSOE no se siente concernido”, ha zanjado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.