“Somos un partido serio. Frivolidades, ninguna”. La demanda del PP de que el PSOE preste cinco votos “al azar” para que el Gobierno pueda ver aprobados sus nuevos presupuestos generales del Estado sin tener que ceder a “la amenaza y el chantaje” del PNV, apenas ha merecido un comentario desdeñoso de respuesta por parte de Pedro Sánchez. El líder del PSOE, de hecho, ha comparecido esta mañana en la sede de Ferraz para enumerar el sinfín de motivos por los que no van a respaldar las nuevas cuentas de Mariano Rajoy para el presente ejercicio, que se presentan mañana en el Congreso después de que los aprobara el último Consejo de Ministros. Sánchez ha asegurado así que estos presupuestos “llegan tarde y mal”, lo que demuestra, a su juicio, “el agotamiento del proyecto político” de Rajoy, así como sus “dificultades para poder articular una mayoría parlamentaria” para sacarlos adelante. Y el líder del PSOE ha reiterado que si a fin de mes estos presupuestos no superan el debate de las enmiendas de totalidad, y por tanto son retirados, “Rajoy tendrá que someterse, como mínimo, a una cuestión de confianza”. Aunque el líder del PSOE considera que lo lógico sería, definitivamente, que Rajoy dimitiera y convocara elecciones anticipadas.

También sabe Sánchez, no obstante, que Rajoy no hará ninguna de estas cosas. Y que si no logra ni siquiera que se tramiten sus presupuestos en el Congreso, irá aprobando mediante decretos leyes cada medida contemplada en ellos. Aunque en el PSOE también afirman con contundencia que tampoco respaldarán ninguno de estos hipotéticos decretos leyes, aunque contemplen mejoras para las pensiones o el salario de las pensiones. El PSOE se mantendrá firme en su oposición a las cuentas del PP respaldadas por Ciudadanos. “Son lo mismo, con distinto nombre”, ha asegurado Sánchez de estas dos formaciones que se disputan el espacio electoral de la derecha. Y ha advertido que el proyecto de presupuestos del Gobierno supone “un ataque al estado de bienestar”, que lo reduce a “un estado social mínimo y low cost”.

Sánchez ha advertido además que estas cuentas hacen poco menos que imposible que el PSOE pueda llegar a un acuerdo con el Gobierno en un nuevo sistema de financiación autonómica, por mucho que los presidentes autonómicos socialistas lo sigan esperando como agua de mayo. El líder del PSOE ha lamentado las inversiones que los presupuestos destinan a la educación, la sanidad, la dependencia y las pensiones. “Este panorama, esta fotografía de cómo se va a financiar el estado social, aleja aún más la posibilidad de llegar a un acuerdo en la financiación autonómica”, ha advertido. “¡Esto es de cajón!”, ha zanjado.

El jefe de filas del PSOE asegura que “preocupa, y mucho, la violencia en Catalunya”

Por otra parte, el líder del PSOE ha asegurado que “preocupa, y mucho, la violencia en Catalunya”, tras los últimos sucesos protagonizados por los denominados Comitès de Defensa de la República (CDR). Según ha subrayado Sánchez, esta violencia no sólo la sufren los ciudadanos catalanes, sino que “también la están padeciendo los compañeros del PSC”, que están sufriendo “actos vandálicos en sus sedes”. Así que Sánchez ha mostrado toda la solidaridad del PSOE con el PSC. “Porque están en primera línea en unas circunstancias muy difíciles y complejas”. Sánchez ha insistido en su total sintonía con el líder del PSC, Miquel Iceta, y ha negado que se haya producido un choque por su propuesta de conformar un gobierno de concentración en Catalunya. “No hay nada que recomponer, porque aquí no se ha roto nada”, ha asegurado. El líder del PSOE ha insistido en que “más allá de las declaraciones y las intenciones” de Iceta, “Catalunya necesita un gobierno, y lo necesita ya”. Así que ha vuelto a urgir a la mayoría parlamentaria independentista a elegir un presidente de la Generalitat “que abra una legislatura autonomista”.

Y respecto a las declaraciones de Javier Maroto en las que este dirigente del PP ha acusado al PSOE de haber impedido la intervención de TV3 para dar su apoyo a la aplicación del 155 en Catalunya, Sánchez le ha recetado que “se informe mejor antes de hablar”, y en concreto que recabe esta información tanto a Rajoy como a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Deja un comentario