El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, hizo una lectura positiva de las últimas encuestas que se han publicado este fin de semana, pese a que en su mayoría colocan a su partido como tercera fuerza política, aunque muy cerca en intención de voto de Ciudadanos y Partido Popular.

Para Sánchez, todos los sondeos tienen un denominador común: “Hay una izquierda que puede ganar a una derecha bicéfala, y esa es el Partido Socialista”.
Según el líder socialista, el PSOE “tiene una oportunidad de oro de ser la primera fuerza política”, aunque precisó que siempre y cuando “se aglutine todo ese voto de izquierda en la única fuerza que puede ganar a las dos derechas”.

Por ello, en un claro llamamiento al voto útil, pidió “movilizar y concentrar el voto de izquierda” en su partido, “y unir al a izquierda social en torno al PSOE”.
A Sánchez no le preocupó que PP y Ciudadanos sumen en todos los sondeos mayoría absoluta, “¡Ya veremos si España es tan de centro derechas!”, exclamó.

De hecho, el líder del PSOE cree que si lograra ser la primera fuerza política podría gobernar perfectamente en minoría, con acuerdos parlamentarios puntuales, lo que se considera que va a ser una práctica política en la democracia política en el futuro.

Sánchez explicó también que cree que las mayorías de más del 35% de los votos, que han caracterizado el periodo democrático, han tocado a su fin por un largo tiempo, y que se imponen los pactos, los acuerdos y el diálogo.

En esos acuerdos parlamentarios, el líder del PSOE cree que podría haber muchos entendimientos con Podemos que, aunque ahora le ha quitado la designación de “socio preferente”, Sánchez cree que están abocados a entenderse.

En este sentido, el secretario general del PSOE indicó que no va a entrar “en ninguna confrontación” con Podemos, a quien sí acusó de tener una obsesión por atacar a los socialistas. Explicó que intentará el entendimiento con la formación de Pablo Iglesias entre otros motivos, porque aseguró sentirse muy cercano a sus votantes y a lo que piensan, “no así a sus dirigentes”, precisó.

Aunque dijo que no arremetería contra Podemos, el líder del PSOE no dudó en censurar que los dirigentes de la formación morada han cometido, en su opinión, dos errores muy graves en estos cuatro años: “No apoyar un Gobierno de cambio y no defender la soberanía nacional, haciendo bandera con los independentistas”, dijo.

Once medidas contra la precariedad

Por otra parte, Sánchez, que inusualmente compareció tras la reunión de la Ejecutiva Federal, presentó también un plan de choque contra la precariedad laboral que empezará a negociar de forma inmediata con los agentes sociales y, posteriormente, con las fuerzas políticas parlamentaria.

En concreto, presentó once medidas: reforzar el principio de causalidad en la contratación; extender la estabilidad en el empleo a las Administraciones Públicas; fortalece la negociación colectiva y derogar la reforma laboral; establecer penalizaciones a las empresas que abusen de la contratación temporal; elevar las indemnizaciones por finalización de contratos temporales; actualizar la normativa de trabajo a tiempo parcial; limitar y reordenar los incentivos económicos generalizados a la contratación laboral; garantizar que los trabajadores subcontratados cobren el mismo salario que los de la empresa matriz; impulsar la inserción laboral de los jóvenes; endurecer la ley de sanciones en materia laboral y evitar los abusos de horas extraordinarias.

Sánchez explicó que estas propuestas están abiertas a modificación y a incorporar otras nuevas que puedan plantearse en los contactos que mantendrán con todo tipo de colectivo.

Pero, para el líder del PSOE, lo que es necesario es actuar de forma inmediata para acabar con la precariedad laboral y los bajos salarios, por lo que será una de las primeras iniciativas que se tramitarán vía parlamentaria, intentando tener un consenso mayoritario.

(Habrá ampliación)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.