Será el próximo domingo cuando el Comité Federal del PSOE cierre definitivamente las candidaturas a las elecciones del próximo 28-A y no parece que su líder, Pedro Sánchez, vaya a tropezar esta vez con resistencias, una vez que hasta los más críticos con él han asumido y acatado el ‘ajuste de cuentas’ del secretario general ante las cruciales citas electorales de abril y de mayo. Ni siquiera va a plantarle cara Andalucía, la federación donde ese ajuste de cuentas puede hacerse más patente. Su lideresa, Susana Díaz, no está en condiciones de emplearse en luchas intestinas tras el descalabro electoral de diciembre que dejó tocado su propio futuro político.

La comisión federal de listas del PSOE comenzó el jueves a recibir en Ferraz a los secretarios de organización de todas las federaciones, para encajar las candidaturas de las generales del 28-A y las municipales, autonómicas y europeas del 26-M, que quedarán definitivamente cerradas entre este viernes y el domingo para que sea el Comité Federal convocado para ese día el que las ratifique. Por primera vez desde que ganó la secretaría general en julio de 2014 Sánchez está diseñando las listas a su justa medida, lo que significa que tendrá su propio grupo parlamentario, en el Congreso, el Senado y el Parlamento Europeo.

En concreto, la dirección del PSOE ha aplazado hasta este viernes los cambios que hará en las listas propuestas por las federaciones de Andalucía y Aragón, así como en algunas planchas a las municipales del 26 de mayo en estos dos territorios. En algunas de las propuestas de esas federaciones hay nombres que la dirección de Pedro Sánchez quiere cambiar por personas más afines al líder.

En el caso de Andalucía, existen discusiones en las listas al 28 de abril en cuatro provincias: Sevilla, Córdoba, Almería y Cádiz, pero también en algunas planchas a los comicios municipales del 26 de mayo, como es el caso de Fuengirola, Alcalá de Guadaíra y Córdoba capital, admiten fuentes de la dirección del PSOE. Los mayores problemas se dan en la provincia de Sevilla con los candidatos al Congreso de los Diputados que encabezará la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Ferraz quiere situar en los puestos dos y cuatro a dos miembros de la Ejecutiva Federal, el actual delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y el director de Análisis y Estudios en Moncloa, Francisco Salazar.

Su entrada desplazaría hasta el puesto 6 -pues el PSOE confecciona listas cremallera hombre mujer- a Antonio Pradas, cercano a la líder del PSOE andaluz Susana Díaz y a quien Sánchez no perdona que fuese quien entregase las firmas con los miembros de la primera Ejecutiva de Sánchez que dimitieron en 2016 para intentar forzar la caída de Sánchez. Yendo el número seis en la lista Pradas tendría prácticamente imposible sacar escaño, por lo que una posible salida para él sería pasar a la lista al Senado. También está en duda la permanencia de Carmen Cuello, cercana a Díaz, como número tres al Congreso por Sevilla, como también que otra fiel a Díaz, María Jesús Serrano, vaya de dos por Córdoba, por detrás del ministro de Agricultura, Luis Planas.

Quedan por solventar también algunas diferencias que existen con las listas al Congreso y el Senado por León, Palencia, Zaragoza y Teruel, un asunto que se espera resolver también este viernes. En cambio, la composición de la lista a las europeas se espera que esté abierta al menos hasta el mismo domingo.


Source link

Deja un comentario