Un nuevo estudio en el que ha colaborado la Universidad de Barcelona (UB) reproduce los conocidos experimentos del psicólogo Stanley Milgram sobre la obediencia mediante la realidad virtual.

El estudio, publicado en la revista PLOS ONE y en el que han colaborado también psicólogos e informáticos de la Universidad de Saint Andrews (Reino Unido), la Universidad de Queensland y la University College de Londres, desafía la manera tradicional de entender por qué los individuos obedecen a otros.

“Este trabajo es un ejemplo de cómo la realidad virtual nos ayuda a entender temas difíciles e importantes que serían demasiado difíciles de investigar de una manera ética”, ha constatado la investigadora Mar González Franco, de Microsoft Research y miembro del Grupo de Investigación EventLab de la UB.

Los experimentos de Milgram mostraban cómo la gente seguía las instrucciones de un investigador por causar descargas eléctricas a un participante cuando cometía algún error en el ejercicio de memoria.

El psicólogo explicaba que este comportamiento se producía porque la persona se centraba en hacer lo que le pedían, y no era consciente de las consecuencias de sus acciones.

Este nuevo estudio muestra que el sujeto del experimento es consciente de que los participantes están pidiendo ayuda para evitar recibir estas descargas. Sin embargo, continúa obedeciendo las instrucciones porque cree que el objetivo de la investigación es más importante.

“No es que la gente haga daño a los demás porque no se da cuenta. De alguna manera, la realidad es peor: podemos hacer daño a los demás independientemente de si nos importa o no sólo porque creemos que alguna causa lo justifica”, ha señalado el investigador Stephen Reicher, de la Universidad de Saint Andrews.

El estudio forma parte de un proyecto sobre obediencia del Consejo de Investigación Social y Económica (ESCR) que muestra que, aunque la gente sepa que se encuentra en una simulación virtual, tienden a comportarse de una manera parecida a cómo lo harían en situaciones similares en la realidad.


Source link

Deja un comentario