El secretario de Elite Taxi Barcelona, Iban Sesma Regalado, ha asegurado hoy que la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre Uber “marcará un antes y un después en la operativa de esta empresa” y de otras que se mueven en el mismo ámbito, aunque ha advertido que “aún queda mucho trabajo por hacer”.

Sesma ha valorado así, en declaraciones a Efe, la sentencia del tribunal europeo que considera a Uber una empresa de transporte y no una plataforma digital, lo que supone que las autoridades nacionales podrán exigirle licencias como las que se les requieren a los profesionales del taxi.

“Es una decisión importante pero aún queda mucho por hacer para demostrar que estas empresas que se acogen a una falsa economía colaborativa operan de mala fe y conseguir así que dejen de actuar impunemente”, ha señalado.

En este sentido, el secretario de Elite Taxi Barcelona ha recordado que “el sector ya está regulado, solo hace falta que cumplan las normas”.

El tribunal de la UE estima que debe considerarse que el servicio de intermediación que lleva a cabo Uber forma parte integrante de un servicio global cuyo elemento principal es un servicio de transporte y, por lo tanto, que no responde a la calificación de ‘servicio de la sociedad de la información’, sino a la de ‘servicio en el ámbito de los transportes'”.

La sentencia de este tribunal europeo se ha producido a partir de una denuncia por supuesta competencia desleal de taxistas de Barcelona.

“Tendrá implicaciones sobre otros negocios”

El bufete SBC Abogados, responsable de la demanda de Élite Taxi contra Uber, considera que la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre esta compañía tiene implicaciones legales también para otros negocios de la economía colaborativa que “siguen eludiendo sus responsabilidades legales”.

En un comunicado, el despacho de abogados afirma que la sentencia tiene “una gran trascendencia jurídica”, no sólo por las implicaciones legales sobre el modelo de negocio Uberpop sino también porque se pueden extraer conclusiones extrapolables a otros negocios “que siguen intentando eludir las responsabilidades legales propias del servicio que se presta”.

El Tribunal de Justicia de la UE ha hecho hoy pública una sentencia que considera a Uber una empresa de transporte y no una plataforma digital, lo que supone que las autoridades nacionales podrán exigirle licencias como las que se les requieren a los profesionales del taxi.

El origen de la resolución se remonta a octubre de 2014 cuando la asociación profesional Élite Taxi presentó demanda frente a Uber por una presunta competencia desleal, después de que la compañía americana se implantara en Barcelona bajo su modelo de negocio Uberpop.

Este modelo de negocio, con el que ya no opera en la capital catalana, significaba que cualquier particular con su coche podía prestar servicios de transporte a terceros al margen de toda regulación legal, según denunciaban los taxistas.

Deja un comentario