Cristina Cifuentes ha señalado a Mariano Rajoy como el único capaz de forzar su dimisión, y hoy el presidente del PP y del Gobierno ha vuelto a escurrir el bulto, permitiéndole seguir en su cargo como presidenta de la Comunidad de Madrid.

“No existe ninguna razón para romper un acuerdo que se está cumpliendo”, afirmaba este viernes, en referencia al pacto entre Partido Popular y Ciudadanos que permitió la investidura de Cifuentes. De hecho, Rajoy repetía que la presidenta de Madrid “ha dado sus explicaciones”, y pedía poner el foco en los otros partidos, y en las irregularidades en distintos currículums que han aflorado en los últimos días. 

En vez de hablar de la presidenta madrileña, Rajoy prefiere pedir “un poco de coherencia y congruencia” entre sus “declaraciones” y sus “hechos”. “A la vista de los datos, yo diría que hoy está muy en boga aquello que recoge el refranero español: consejos vendo, que para mi no tengo”, esgrimía el jefe del Ejecutivo, afirmando que los últimos casos son peores que el de Cifuentes.

El presidente del Gobierno ha comparecido este viernes, en el palacio de la Moncloa, tras reunirse y almorzar con el primer ministro de Dinamarca, Lokke Rasmussen. Era su primera intervención ante los medios tras regresar de su viaje oficial a Argentina, el jueves, y todas las miradas estaban puestas en las novedades del caso Cifuentes.

La presidenta de la Comunidad de Madrid aseguró el miércoles que sólo dimitiría si así se lo requiriera Rajoy, y desde entonces el jefe del Ejecutivo ha evitado cámaras y micrófonos. 

(Habrá ampliación)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.