“Debemos elegir a los mejores equipos y a los mejores candidatos”. Este es uno de los mensajes que Mariano Rajoy ha lanzado hoy a todos los cargos importantes de su partido que, reunidos en la Junta Directiva Nacional del PP -el máximo órgano entre congresos- tomaban nota de la nueva estrategia a seguir en este 2018.

Rajoy: “En esas elecciones habrá más competencia. Es normal, no pasa nada. Pero nos va a obligar a ser mejores y trabajar más”

El presidente del Gobierno y de la formación les alentó destacando las “fortalezas” de Partido Popular (“Es un gran partido, la mayor organización política de España, con una óptima implantación territorial, con más cargos públicos que nadie, somos un partido cohesionado, etc…”), pero también marcó nuevas directrices. Así, abandonó su inmovilismo habitual y prometió “reforzar candidatos” de cara a las elecciones municipales y autonómicas y europeas del 2019. “En esas elecciones habrá más competencia. Es normal, no pasa nada. Pero nos va a obligar a ser mejores y trabajar más”, pidió a los suyos.

Sin García Albiol

Frente a él se encontraban varios ministros -aunque no estaba la de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, por encontrarse en Japón-, la cúpula del PP, diputados, senadores y los líderes territoriales de la formación. Entre los barones faltaban Alberto Núñez-Feijóo, Juan Vicente Herrera, Alfonso Alonso, Juan Jesús Vivas y Juan José Imbroda. Pero la ausencia más destacable -de la que Génova no ha ofrecido explicación alguna- fue la de Xavier García Albiol.

El líder del PPC está en la casilla de salida desde que obtuvo el peor resultado de su formación en las elecciones catalanas del 21-D. Por primera vez, los conservadores fueron última fuerza -por debajo incluso de la CUP-, y perdieron su grupo parlamentario al obtener sólo cuatro escaños. Desde entonces, el candidato se instó a “reflexionar” durante las Navidades y en Génova se han dado de plazo hasta “después de la constitución del Parlament” [este miércoles] para tomar una decisión sobre su futuro.

Hoy, Rajoy ha vuelto a mostrarle su apoyo porque “tuvo que hacer campaña en las peores circunstancias”, pero no dijo ni una palabra sobre su continuidad al frente del PPC. “No tengo ninguna duda de que vamos a recuperarnos. Recuperaremos a nuestros votantes y conseguiremos nuevos apoyos en el futuro”, zanjó de forma genérica.

En este sentido, el presidente denostó las encuestas que revelan un gran ascenso de Ciudadanos en detrimento del PP (“mucho cuidado con extrapolaciones entre elecciones de distinto ámbito”, pidió) y se limitó a instar a los suyos a “trabajar intensamente” para contrarrestar el efecto naranja.

Menoscabo a Ciudadanos

No obstante, también él siguió la línea habitual del partido y arremetió contra sus socios. Muy sutilmente, reforzó la idea de que el PP sí tiene experiencia en la gestión de la Administración (“El buen gobierno va unido al PP. De los demás, ya sabemos cuál fue su gestión o no sabemos nada porque nada hicieron”, espetó), echó por tierra su crecimiento de votos (“Los estudios sociológicos son una fotografía de lo que piensa la gente que puede estar condicionada por muchas circunstancias”) y hasta cargó en ellos parte de la culpa de sus errores.

Rajoy, sobre el 155: “La respuesta del Gobierno ha sido buena para España, aunque acaso no lo haya sido para el PP”

Rajoy reconoció haber recibido críticas internas por el modo en que aplicó el 155 de la Constitución en Catalunya, que es uno de los factores que varios miembros del PP ven como causa de la debacle, además de la fallida ‘Operación diálogo’ de Soraya Sáenz de Santamaría. “Como partido hemos cometido errores, tendremos que aprender de los mismos y hacer las cosas mejor en el futuro. Pero la respuesta del Gobierno ha sido buena para España, aunque acaso no lo haya sido para el PP”, defendió.

Pero, pese a este mínimo atisbo de autocrítica, también echó balones fuera. Consciente de que algunos de sus compañeros -entre ellos, el propio Albiol- era partidario de alargar más la intervención del Ejecutivo central en Catalunya y no convocar elecciones de forma tan inmediata, Rajoy se justificó alegando que no había sido decisión suya. “Hay gente frustrada con el resultado de las elecciones. Otros preferían una intervención más larga o más intensa. Entiendo las posiciones. Es un tema opinable y discutible, pero entre mis prioridades estaba lograr el acuerdo de la mayoría del Parlamento y lo hemos logrado. Por ello, hemos tenido que renunciar a algunos de nuestros planteamientos”, culpó a PSOE y Cs de tal circunstancia.

Asimismo, se reivindicó como ‘jefe’ de los populares y se vanaglorió por su ‘mano dura’ frente al independentismo frente a quienes le acusan de haber aplicado un 155 ‘blando’. “Hemos tenido que hacer cualquier cosa menos baladí. Hemos tenido que cesar a un gobierno democráticamente elegido y disolver un parlamento. Esto es un hecho excepcional. Y los hechos excepcionales deben ser lo más breve posibles”, concluyó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.