El líder del PP y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido ante la Junta Directiva Nacional del partido para hacer balance de un año intenso para el Gobierno y para el PP, con la cuestión catalana, la aplicación del artículo 155 y los malos resultados del PP de Catalunya en el retrovisor. “Lo que hemos tenido que hacer es cualquier cosa menos baladí, hemos tenido que cesar un gobierno democráticamente elegido y disolver un parlamento”, ha recordado, “un hecho excepcional que debe ser lo más breve posible”, ha defendido. Pero el jefe del Ejecutivo ha dejado claro que si el presidente cesado, Carles Puigdemont, intenta llevar a cabo una investidura desde Bruselas, “el 155 seguirá en vigor”.

Como en tastas otras ocasiones en que Rajoy se ha referido a Catalunya y su modo de actuar tras la aprobación del artículo 155, se ha vanagloriado por la aplicación del precepto constitucional “a pesar de que era un artículo para no aplicarse”. Por el contrario, “se ha aplicado y no ha pasado nada” porque “la vida continua”, y “se ha sentado un precedente para el futuro” y ha quedado acreditado que “España y su democracia tienen instrumentos para defenderse y que, cuando la atacan, se defiende”. Así que ahora el Gobierno no ve margen para ser presidente a distancia, ni por delegación “ni otra suerte de trampa”, y si así lo intentara llevar a cabo Puigdemont, “el 155 seguirá en vigor” porque “el decreto aprobado en el Senado dice que el 155 seguirá en vigor hasta que el nuevo presidente tome posesión”.

Rajoy ha defendido que “además de recuperar la legalidad, se debe recuperar el realismo” en Catalunya, por lo que ha considerado “absurdo” pretender ser candidato a la presidencia de la Generalitat desde Bruselas y “estando fugado de la justicia”. Ha argumentado que “un presidente debe comparecer ante la cámara para pedir el voto y para someterse al control de diputados”, de manera que la pretensión del presidente cesado “ya no es un problema jurídico y político, que también”, sino de “sentido común, ha exclamado.

En el supuesto de que Puigdemont pretendiera a ir debate de investidura, Rajoy ha garantizado que “el Gobierno recurriría inmediatamente esa disparatada” opción. Y “en el supuesto imposible de ser elegido”, Rajoy le ha recordado que deberá tomar posesión, y que esta posibilidad no puede hacerlo desde Bruselas. Si así lo pretendiera hacer, el 155 seguirá vigente, porque el decreto aprobado por la Cámara Alta que permite al Ejecutivo central aprobar las medidas para la restitución de la ley y la Constitución en Catalunya señala que el precepto constitucional no puede levantarse hasta que el nuevo presidente tome posesión.

De izquierda a derecha, el portavoz del grupo popular, Rafael Hernando; el vicesecretario general de Comunicación del Partido, Pablo Casado; el vicesecretario de Política Social y Sectorial, Javier Maroto; el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el coordinador general del Partido Popular, Fernando Martínez-Maíllo; el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas; la vicesecretaria de Estudios y Programas del Partido Popular, Andrea Levy; durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP. De izquierda a derecha, el portavoz del grupo popular, Rafael Hernando; el vicesecretario general de Comunicación del Partido, Pablo Casado; el vicesecretario de Política Social y Sectorial, Javier Maroto; el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el coordinador general del Partido Popular, Fernando Martínez-Maíllo; el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas; la vicesecretaria de Estudios y Programas del Partido Popular, Andrea Levy; durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP. (Javier Lizon / EFE)

Rajoy ha alegado que el objetivo es “la normalización institucional”, para lo que ha recetado “realismo”, un término que ha hecho fortuna en las últimas horas al ser usado incuso por ERC, ya no solo por los partidos constitucionalistas. Precisamente este concepto es el que ha inspirado la acción del Ejecutivo central en Catalunya, según ha dicho, que “no ha estado solo” y “se ha sentido acompañado por la inmensa mayoría de los ciudadanos”. “No hemos hecho demagogia en este asunto, ni política de partido, ni hemos estado en las cosas pequeñas, sino que hemos actuado siempre en la defensa de la ley y pensando en recuperar la concordia en Catalunya”, ha zanjado el presidente.

A pesar de que el PP en Catalunya ha acusado en las elecciones la aplicación del 155, el presidente del Gobierno ha defendido a capa y espada su aprobación porque la de Catalunya es “la crisis política más grave de España en su historia reciente”, ha asegurado. Aunque ha admitido que “hemos cometido errores y tendremos que aprender” de ellos, ha comentado que “la respuesta del Gobierno ha sido buena para España aunque no lo haya sido para el PP” porque “se ha restituido la legalidad, que era el objetivo prioritario” y en en Catalunya sigue vigente la ley y la DUI fue anulada.

“Tocará ganar al independentismo no con el 155, sino haciendo política y apelando a la concordia y al entendimiento de la gente”

Para Rajoy “sería engañoso limitar el balance a los resultados del partido en Catalunya y, aunque ha avisado de que el PPC deberá “ponerse manos a la obra”, lo que ha ocurrido “es más importante que el resultado de unas elecciones”. Y aunque “tocará ganar al independentismo no con el 155, sino haciendo política y apelando a la concordia y al entendimiento de la gente”, ha defendido el “pundonor” del PPC y de Xavier García Albiol, que han tenido que hacer campaña “en las peores circunstancias”, y pese a lo cual “vamos a recuperar nuestros apoyos electorales”, ha augurado.

Este desgaste ha valido la pena a su juicio porque a cambio “se han desmontado algunas grandes mentiras” del independentismo, entre las que ha destacado que han cosechado un gran descrédito internacional, se ha demostrado que el secesionismo tiene grandes costes económicos, y que carecen de los apoyos suficientes para hablar en nombre de Catalunya porque “no tienen ni la mitad de los votos”, ha recordado.

los independentistas hablan “cada vez menos de la independencia unilateral y del referéndum”. “Han perdido su apuesta”

Para Rajoy, las opciones independentistas han perdido apoyo y “retroceden”, hasta el punto de que “por primera vez en la historia las elecciones las ha ganado un partido no nacionalista”, ha valorado, en referencia a Ciutadans. Como consecuencia, los independentistas hablan “cada vez menos de la independencia unilateral y del referéndum”. “Han perdido su apuesta” y, “en menos de 48 horas”, varios dirigentes han abandonado la vida política, han renunciado a la unilateralidad o han abandonado sus responsabilidades, ha recordado.

Sobre la situación económica ha dicho que sigue siendo la principal preocupación de los españoles, por lo que ha valorado que continúe la recuperación y que el 2017 se haya cerrado “bien”. Ha valorado el crecimiento superior al 3% y, sobre todo, que el empleo se haya multiplicado hasta aumentar en más de 611.000 personas. Es el año en que se ha producido un mayor aumento del empelo. Además “se mejoró la calidad con más empleos indefinidos y a tiempo completo”, ha asegurado.

El empleo y la economía sigue siendo la principal preocupación de los españoles, por lo que ha valorado que continúe la recuperación y que el 2017 se haya cerrado “bien”

También ha destacado el superávit exterior, el crecimiento de la industria, de las exportaciones, la recuperación de la construcción, y otros, que hacen que la economía continúe mejorando. Así, de cara a 2018, será el quinto año de crecimiento consecutivo, y ha augurado que habrá una fuerte creación de empleo y un crecimiento superior a la previsión, del 2,3% del PIB.

Aunque “hemos salido de la crisis”, ha advertido de que “no conviene repetir los errores porque si volvemos a las recetas del pasado volveremos a la crisis”. Por eso cobra especial importancia el presupuesto para 2018, sobre el que ha dicho que “es nuestra intención comenzar reunión con los partidos” aunque se han producido ya algunos contactos preliminares. “Queremos un presupuesto que se pueda cumplir y vamos a intentar tomar medidas que ayuden a mejorar la vida de las personas como hemos hecho con la subida del salario mínimo”, ha expresado. Y es que “ahora, tras la crisis, podemos hacer más cosas”, de manera que continuará la subida de sueldo de los funcionarios, como ya se ha subido la asignación a la dependencia (más del 5%).

Aunque “hemos salido de la crisis, no conviene repetir los errores porque si volvemos a las recetas del pasado volveremos a la crisis”

Sobre la financiación autonómica y local, Rajoy ha señalado que es fundamental el apoyo del PSOE, sin los cuales no se puede aprobar. Al respecto, ha recordado que el PP tiene una posición fijada en el Congreso y “vamos a intentar llegar a un acuerdo de buena fe”. Pero también ha recordado que “el FLA sigua ahí y el plan de pago a proveedores también”. En este sentido ha indicado que la recuperación está ayudando a mejorar la financiación con independencia del modelo que impera, como demuestra el hecho de que en 2011, la asignación a las CCAA fue de 80.000 millones y en 2018 será de 20.000 millones más, datos que son muy relevantes.

Deja un comentario