Ante un partido tensionado por las encuestas que sitúan a Ciudadanos como primera fuerza política, Rajoy se ha dirigido a los suyos para recordarles que el próximo año hay tres citas electorales y que hay que empezar a pensar en las listas. El líder del PP dice que quiere “a los mejores” y anuncia cambios en las candidaturas. 

A un año de las elecciones municipales, autonómicas y europeas muchas de los carteles electorales del PP son todavía una incógnita. Nada se sabe aún de quiénes serán los candidatos a comunidades como Valencia, Castilla La-Mancha o Cantabria. Tampoco se conocen los planes de la formación conservadora en su apuesta de reconquista de ciudades como Madrid, Valencia o Sevilla y también se desconoce el nombre de la persona que encabezará la lista en las europeas. Muchas líneas de puntos a rellenar para un Rajoy que pide “candidatos dispuestos a trabajar sin descanso”.

En Valencia es donde el PP tiene los mayores problemas. La operación Taula descabezó su grupo municipal y 9 de sus 10 concejales resultaron imputados, por su supuesta relación con la financiación irregular del partido. En la capital valenciana, más que un candidato necesitan una lista entera. El nombre de Esteban González Pons es el que suena con mas fuerza para encabezarla aunque  el eurodiputado ya ha dado a entender que no quiere aceptar el encargo.

En Castilla La-Mancha tiene el PP otra de sus incógnitas.  Si Rajoy vueleva a encargarle a Cospedal la tarea de reconquista, la decisión obligaría a realizar cambios en el Consejo de Ministros. 

Lo mismo sucede con Cantabria y el ministro de Fomento, Íñigo de La Serna, a quien algunos dirigentes del PP ven como candidato a la presidencia de aquella Comunidad Autónoma.

En Madrid se da por segura otra gran apuesta electoral. Por el momento el nombre que ha salido a la luz es el de Pablo Casado, a quien Cristina Cifuentes habría dado el visto bueno.  

El PP ha de abordar también la reorganización en Catalunya, en donde la formación se ha hundido en las últimas elecciones. Rajoy tiene que decidir cuándo toma la decisión de entregar el mando del PP catalán a su ministra de Sanidad, Dolors Monserrat, en sustitución de García Albiol. Un cambio que se da por seguro en Génova y que también traería aparejado efectos colaterales en el Consejo de Ministros.    

“Debemos elegir a los mejores equipos y a los mejores candidatos para pedir el voto de los españoles”. La frase pronunciada por Rajoy ante su Junta Directiva anticipa la llegada de novedades en un proceso electoral en donde el PP se juega mucho más que el gobierno de ciudades y comunidades autónomas. Una derrota en municipales sería el peor punto de partida para las generales en las que Rajoy quiere derrotar a las encuestas y evitar la derrota ante Albert Rivera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.