“Hoy no se hace campaña y nosotros cumplimos la ley, pero conviene dejar claras algunas cosas”. Así comenzó Mariano Rajoy la parte de su discurso que, durante la cena de Navidad del PP de Madrid, hacía referencia a Catalunya. 

Apenas unas horas antes de que comience la jornada electoral del 21-D, el presidente del Gobierno y del PP evitó pedir el voto para su candidato, Xavier García Albiol, pero sí presumió de haber sido él quien aplicó el 155 de la Consitución, convocó los comicios e hizo “cumplir la ley” en dicha comunidad. Además, repasó los logros económicos de su Ejecutivo y presumió de las previsiones de crecimiento y creación de empleo para el 2018: “Será un buen año si no lo estropean algunos”, espetó entre los aplausos de los militantes que encabezaba Cristina Cifuentes.

Por si acaso, Rajoy quiso enviar un aviso a navegantes. Es decir, a los “algunos” a los que hizo referencia, que son -traducido- los líderes independentistas de ERC, Junts per Catalunya y la CUP: “Ahora, aquí [en Madrid] y en todos los territorios y todos los gobernantes ya saben lo que pasa cuando hacen aquello que no se puede hacer”, espetó.

Esa era una de las “enseñanzas” que Rajoy enumeró entre sus méritos y que, auguró, “van a estar ahí, en el futuro, para siempre”. ¿Las otras? “España tiene instrumentos para defenderse cuando alguien actúa contra la nación. Queda ahí, para la Historia. Ahora ya sabemos lo que es el 155”, mitineó. “La ley se cumple, todos debemos cumplirla, seamos quienes seamos. Los gobernantes de ahora y del futuro, lo saben”, dijo sin atreverse a insinuar la prisión preventiva de Oriol Junqueras o la amenaza de detención que pesa sobre Carles Puigdemont si vuelve a España. “Ahora, aquí [en Madrid] y en todos y cada uno de los lugares de España, los gobernantes ya saben qué se puede hacer y qué no”, resumió. “Y no digo más”, zanjó.

(Habrá ampliación)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.