Ya se necesita un auto de fe para exculpar al presidente, pero ni así se puede admitir la ignorancia de a quien Rajoy ha premiado

 Reconcome a este Ojo la extraña sensación de que la ciudadanía en general no aprecia en toda su inmensidad el hecho terrible de que el PP, el mismo que nos gobierna, el que dirige Mariano Rajoy, va a ser el primer partido en democracia, esto es, 40 años, que tendrá que sentarse en el banquillo por presuntos delitos de ámbito penal. Se trata de aquel brutal borrado de los ordenadores de Luis Bárcenas llevado a cabo con alevosía y premeditación. Hasta 35 veces, 35, lo repito por si les he pillado mojando el croissant, rallaron los informáticos de Génova esos discos para que allí no quedara ni rastro de los movimientos contables que llevaba Bárcenas para llenar de dinero negro las arcas de su partido. La gran corrupción. Comparecerán el abogado y la actual tesorera del PP, pero lo relevante sería saber quién dio la orden de tamaña fechoría. Es difícil admitir que esa concienzuda destrucción se hizo sin el conocimiento de los máximos dirigentes del partido. ¿Alguien se cree que la secretaria general, a la sazón Dolores Cospedal, pudo estar al margen? Ya se necesita un auto de fe para exculpar al presidente, pero ni así se puede admitir la ignorancia de a quien Rajoy ha premiado, méritos hizo, con la suculenta cartera de Defensa. ¿No hay visible ningún responsable político? Se nos van de rositas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.