¿Qué tipo de conocimiento son capaces de aprender las abejas?

[ad_1]

Un estudio que se ha publicado en Science Advances desvela que científicos de la Universidad RMIT han descubierto que las abejas son capaces de aprender aritmética básica. Este estudio que llega desde Australia lo ha concluido y de manera inmediata ha aportado una gran esperanza a aquellos estudiantes que no son capaces de aprender por mucho que se esfuercen. ¡Si pueden las abejas, puede cualquiera! Pensemos, sobre todo, que las abejas tienen un cerebro minúsculo, así que si ellas son capaces no hay duda de que quizá no sea algo tan complicado.

Este descubrimiento es vital para continuar entendiendo la relación que existe entre la potencia del cerebro y el tamaño del mismo, así como sobre la evolución de las distintas especies. No olvidemos que a los humanos les separan 400 millones de años de evolución de las abejas, lo que podría decir mucho a largo plazo (esperemos que no se refieran a que en un futuro muy lejano habrá abejas inteligentes, porque eso nos haría salir por patas si todavía seguimos existiendo como especie).

Se ha concluido en diversos estudios que está claro que hay animales que pueden entender números a unos niveles sencillos. Pocos animales son capaces de sumar y restar, pero las abejas se han metido en ese grupo de especies que tienen capacidad para ello. Hasta ahora la lista estaba formada por arañas, loros africanos grises y chimpancés.

Al descubrir que el pequeñísimo cerebro de las abejas puede entender estas operaciones matemáticas se ha dado un vuelco a las investigaciones y a todo lo que se sabía previamente sobre el tamaño necesario en ciertos contextos. Además, permite arrojar luz sobre distintos obstáculos que se habían encontrado en la creación de inteligencias artificiales. Al fin y al cabo, queda claro que no hace falta un súper ordenador de gran tamaño y aparentes recursos, sino que todo se puede optimizar incluso en un cascarón reducido como el del tamaño de un cerebro de abaje.

Abeja matemáticas

Ahora bien, ¿cómo se ha gestado este estudio? ¿de dónde salen los datos y cómo se ha llegado a la conclusión de las abejas matemáticas? Lo que han hecho los científicos es entrenar a 14 abejas en vuelo libre a reconocer colores. Lo primero era reconocer colores porque se trata de representaciones simbólicas de las sumas y las restas. El color azul siempre se utiliza como elemento para sumar y el amarillo para restar.

El experimento fue el siguiente. Se introdujo a las abejas en un laberinto que tenía forma de Y. En la entrada vieron una serie de formas azules o amarillas. Después volaron y eligieron entre dos opciones distintas. Si los elementos que habían visto inicialmente eran azules, las abejas volarían a la cámara en la que había uno más de lo visto en primera instancia (sumar). Si las formas eran amarillas se desplazarían a la opción que tenía una unidad menos (restar). Se llevaron a cabo 100 pruebas en las que las abejas recibían la recompensa de una gota de agua azucarada si elegían la opción correcta, mientras que si se equivocaban recibían una gota de solución de quinina. También se realizaron pruebas sin ningún tipo de recompensa ni castigo.

Los resultados aportaron datos interesantes. En las pruebas planas, en las que no había castigo ni tampoco recompensa, las abejas acertaron en un 63%-72% de los casos, unos porcentajes que aclaran que no se trata de una mera casualidad. Ahora se está viendo cómo se puede entrenar a estas abejas para que sean capaces de entender elementos visuales como el uso de los colores para que sean más eficientes y resistentes en su vida como abeja. Dicen los científicos que puede ser una buena forma de que recuerden características de las plantas, como el tamaño, la forma o el color y que así puedan ser más productivas o evitar peligros innecesarios. También se dice que esto es importante en cuanto a enseñárselo a las abejas porque esta especie ha demostrado con anterioridad, sobre todo en un estudio de 2016, que son capaces de enseñarse habilidades y conocimientos entre ellas. Esto implica que si se entrena a estas primeras abejas matemáticas, podría llegar el día en el que la especie evolucione debido a la transmisión de esta habilidad entre las distintas abejas.

Lo que buscan los científicos es demostrar que hay mucho que desconocemos todavía sobre los insectos y que nunca deberíamos pensar que no tienen inteligencia o que no son seres vivos a tener en cuenta. Las abejas demuestran a diario con su trabajo con la miel la gran capacidad que tienen y ahora lo vuelven a hacer dejando muy claro que son capaces de hacer matemáticas. Otros insectos quizá no sean tan inteligentes, pero habría que plantearse muchas cosas acerca del comportamiento que tienen los humanos hacia ellos de manera habitual, dado que el mundo cambia y evoluciona a pasos de gigante.

Vía: Science Advances

Foto: Alexas_Fotos – cmolens

[ad_2]

Source link

Deja un comentario