Un gran torrente de nubes de vapor ha cubierto la base del Centro Espacial John C. Stennis –la mayor instalación de pruebas de motores de cohete de la NASA– ubicado en Saint Louis, Mississippi (Estados Unidos). Durante 365 segundos, la primera prueba del Aerojet Rocketdyne RS-25, el motor que la NASA planea usar para el cohete Space Launch System (SLS), dejó estas impresionantes nubes blancas -en lugar de humo y llamas- al tratarse de un motor criogénico de combustible líquido, cuyo combustible principal es el hidrógeno líquido que, al mezclarlo con el oxígeno, forma agua.

Con la verificación del último controlador, el equipo de ingenieros de la NASA ha terminado la comprobación completa de los nuevos cuatro controladores de vuelo del motor RS-25, necesarios para poder seguir adelante con el cohete SLS. Una nave que se prevé utilizar, en el futuro, para enviar personas a destinos tan lejanos como la Luna o Marte, según han explicado en un comunicado.

El cohete Space Launch System se preve utilizar para enviar personas a la Luna o a Marte

Su intención es que el vuelo ‘Exploration Mission (EM-1)’ pruebe el nuevo cohete transportando una nave espacial Orion sin tripulación al espacio. Después, una vez hechas las comprobaciones pertinentes en tierra, en la Estación Espacial Internacional y tras los vuelos sin tripulación, ‘Exploration Mission-2 (EM-2)’ será capaz de transportar personas al espacio a bordo de Orion.

La NASA ha previsto, tal y como explica en su página web, que este lanzamiento se realizará desde el Centro Espacial Kennedy que posee la agencia espacial, situado en Florida, en el año 2023. El tamaño de la tripulación se determinará más adelante pero, en principio, planea llevar al espacio hasta cuatro astronautas para cada misión.

El nuevo controlador de vuelo es clave para esta misión porque sirve de “cerebro” del motor para mejorar la comunicación con el propio cohete SLS, controlar el funcionamiento del motor y hacer un diagnóstico. En esta última prueba, el controlador se ha instalado en el motor RS-25 del cohete, en las mismas condiciones como si se tratara de un lanzamiento.

Además del controlador de vuelo, el encendido del motor realizado el pasado 1 de febrero en el Centro Stennis también ha supuesto la tercera prueba de la impresión en 3D del acumulador pogo. Esta pieza del motor del cohete, que actúa como un amortiguador para evitar las vibraciones que pueden desestabilizar el vuelo, ha conseguido reducir los costes de construcción del motor en un 35 por ciento, señalan desde la NASA en un comunicado.

En los próximos meses, la NASA quiere llevar a cabo el encendido simultáneo de los cuatro motores del cohete que trabajarán junto a un par de cohetes propulsores para el control de SLS.

La NASA llevará a cabo un encendido simultáneo de los cuatro motores del SLS

Deja un comentario