¿Qué nos indica que comenzamos 2019 en un mundo mejor para todos?

[ad_1]

A menudo solemos escuchar en las noticias situaciones que no son demasiado agradables ni nos aportan vibraciones positivas. Hablamos por ejemplo de conflictos, problemas políticos o económicos, desigualdades de género… todas estas cosas nos pueden hacer pensar que a día de hoy nuestro mundo se va a pique y que cada vez puede ir a peor. Lo cierto es que aunque estas situaciones existen y están muy presentes en la sociedad, no por ello quiere decir que el planeta en el que vivimos cada vez sea peor. Todo lo contrario, de hecho, hay otras muy buenas noticias que hacen que en la actualidad podamos afirmar que nuestro mundo va a mejor.

A lo largo de los años el mundo se ha convertido en un lugar mejor para vivir. Lo que ocurre es que esas buenas noticias a las que estamos haciendo referencia, rara vez aparecen en los telediarios. Para los medios de comunicación es mucho más suculento sacar el grave problema político de Venezuela, las disputas con Cataluña, los asesinatos y violaciones… Pero está claro que no son las únicas noticias que surgen en el mundo, te aseguramos que hay muchas más. Como decían los Monty Python: “look on the bright side of life” (Mira en el lado positivo de la vida).

Para que nos hagamos una idea de cómo está cambiando la sociedad en la que vivimos, debes saber que cada vez hay más personas en el mundo que tienen agua limpia y electricidad. Dicen estadísticas recientes que al día hay más de 300 mil personas más que acceden a estos servicios. Y eso es algo muy positivo como sociedad. También han aumentado las personas que ganan dinero a diario y que así pueden subsistir y alimentar a sus familias.

El motivo por el cual el mundo está cambiando y se haya convertido en un lugar mejor tiene un nombre: globalización. Si bien es cierto que esta ha podido incidir de forma negativa en las economías desarrolladas, debido a que ha hecho que los sueldos de la clase media estén a la baja, también es importante destacar que ha ayudado en los países del sureste asiático a acabar con la pobreza que les rodeaba o, por lo menos, a superar esas barreras que tanto dificultaban su desarrollo.

La globalización se presenta como la mejor solución posible en estos momentos para que las economías mundiales prosperen y se pueda llegar a un estado de igualdad en mayor o menor medida. Sabiendo esto llega el momento de preguntarnos, ¿verdaderamente nuestro mundo se ha vuelto mejor? Por supuesto que sí, lo que ocurre es que no sabemos con exactitud qué es lo que está pasando para llegar a esta afirmación. Muchos de esos datos o noticias no llegan a nosotros, pero sabemos que están ahí. Hoy vamos a hablar de algunos ejemplos que nos pueden ayudar a tener más ánimos y a ver que vamos hacia adelante con firmeza y buenos resultados.

mejor mundo

Menos conflictos

Los conflictos no traen nada bueno a nadie y a medida que estos se van reduciendo el mundo se está convirtiendo poco a poco en un lugar mucho mejor para vivir. Hay que tener en cuenta que este proceso no se ha dado de un día para otro, sino que ha sido un largo proceso que finalmente ha dado sus buenos frutos, por lo menos hasta este momento. No podemos olvidar recordar que durante los primeros compases del siglo XX la vida no fue tan fácil, puesto que se sucedieron varios conflictos que pusieron a todo el mundo en jaque. Hablamos sin ir más lejos de las dos grandes Guerras Mundiales, conflictos bélicos que trajeron una situación de desesperación y retroceso a buena parte del planeta.

Sin embargo, con el paso de las décadas se han ido sucediendo menos conflictos y durante 30 años aproximadamente ha podido reinar la paz en Europa Occidental. Esto se ha conseguido, entre otras cosas, porque han aparecido en el contexto mundial varias organizaciones que han velado porque se mantenga una situación de sosiego, desarrollo y prosperidad. De entre los muchos organismos que existen actualmente, tenemos que destacar dos por encima de todos: la Unión Europea y las Naciones Unidas, organismos que han hecho que la estabilidad se haya asentado.

El PIB ha crecido

El Producto Interior Bruto en los países desarrollados ha tomado una tendencia de crecimiento desde hace tiempo y, a pesar de los contratiempos que hayan podido surgir a lo largo de estos años, es importante destacar que dicho crecimiento se ha ido manteniendo al alza (algo que suele ser bastante complicado). En la actualidad existen dos líderes tecnológicos claramente diferenciados: Estados Unidos y Europa Occidental. La buena noticia es que ambas regiones han experimentado un crecimiento de su PIB del 2% aproximadamente. Y este crecimiento no es algo que haya salido de la noche a la mañana, sino que se ha mantenido en el tiempo durante más de 100 años. Esto es lo que hace que el mundo sea mejor, esa constante durante tantos años. Constante que se estima siga vigente a largo plazo. Este crecimiento del 2% se traduce en un aumento de los ingresos una vez cada 35 o 36 años.

En la otra cara de la moneda nos encontramos con los países que están en vías de desarrollo, como es el caso de la India o China. Países que durante mucho tiempo no han tenido una buena economía y que han visto cómo ahora están creciendo a pasos agigantados. ¿Cuál es el resultado?, pues que estos países que cuentan con un nivel de ingresos más bajos que los anteriormente citados se acercan cada vez más a los países que sí están desarrollados. Lo que seguro podría llegar a una igualdad entre estas regiones y hacer que la economía mundial finalmente sea mucho más sostenible.

mejoras mundo

Mayor esperanza de vida

Para hablar de la esperanza de vida de la población mundial debemos remontarnos a épocas pasadas. Más en concreto partiremos de la Revolución Industrial, momento en el cual la esperanza de vida de todo el mundo era bastante baja. Los datos que hemos recopilado revelan que en Europa esta esperanza de vida se situaba alrededor de los 35 años de edad. ¿Alguna causa en especial?, sí, sucedían dos cosas importantes que desencadenaban esta situación. Por un lado, en aquella época la tasa de mortalidad infantil era muy superior a la que conocemos hoy en día. Y por otro, también hay que decir que un gran número de mujeres fallecían durante el parto. Estos dos motivos hacían que la media de esperanza de vida se mantuviera en esta franja de edad, aunque no quiere decir que la mayoría de la población de entonces muriera con menos de 40 años. Simplemente estas causas aceleraban el proceso en gran medida.

Además de todo ello, se le sumaban las muchas enfermedades mortales que existían por aquel entonces, como la peste, que se cobró muchas vidas a su paso, o la viruela. Afecciones que hoy en día se curan con facilidad o que directamente no existen. Ahora la esperanza de vida es mucho mayor en gran parte de la población mundial, sobre todo en los países desarrollados, donde tanto hombres como mujeres llegan con facilidad a los 70 u 80 años de edad. En los países en vías de desarrollo también ha aumentado la cifra, puesto que se están consiguiendo mejoras para la población en numerosos sectores y mejorando los recursos sanitarios. Ahora a nadie le sorprende que una persona viva hasta una avanzada edad y cada vez hay más personas centenarias, sobre todo en Japón y España, que son los países con una mayor esperanza de vida en el mundo entero.

¿Hay un menor índice de natalidad?

La natalidad está finalmente controlada. En los países desarrollados este tema puede que preocupe algo más, puesto que cada vez más la sociedad de estas regiones está más envejecida debido a que nacen menos niños. Sin embargo, se están tomando medidas para aumentar la tasa de nacimientos. En cualquier caso, la noticia importante es que en los países en vías de desarrollo también se está experimentando un control en el índice de natalidad. Países como Brasil, China y algunas zonas de África ya están notando este descenso, entre otras cosas porque han sabido poner en marcha diferentes políticas para que la tasa de natalidad baje a unos niveles más adecuados. Aunque muchos de los países en vías de desarrollo que se encuentran en esta situación han podido hacer que descienda su tasa de forma muy rápida, en algunas regiones les ha costado más de 100 años conseguirlo. Otras, por el contrario, han llegado a esta tesitura en apenas varias décadas. Esto quiere decir que estamos yendo por el buen camino para que el mundo pueda ser un lugar sostenible para todos sus habitantes. La Organización de las Naciones Unidas ha estimado que a finales de siglo en el que estamos la población se asiente en unos 11 mil millones de personas aproximadamente.

Firme apuesta por la democracia

Aunque para la mayoría de nosotros la democracia es el sistema político por excelencia, hay que tener en cuenta que actualmente todavía existen países que viven en una autocracia. En este contexto, China es la región más mayoritaria que está bajo este sistema. A lo largo de los años la democracia ha ido cobrando un papel protagonista, a pesar de que durante muchos otros los regímenes autoritarios o totalitaristas reinaron por encima de todo. Es muy importante para que nuestro mundo sea mejor que la democracia se haya asentado y el objetivo es poder disfrutar de ella en todos los rincones del planeta.

El mundo en 2019

Menor mortalidad entre los más pequeños

La mortalidad infantil siempre ha sido un problema en el mundo en el que vivimos, tanto ha sido así que durante más de un siglo el índice superaba el 10%. Y no te creas que es una tasa que solo podemos ver en los países subdesarrollados, por aquel entonces en las regiones donde había ingresos más altos el índice de mortalidad infantil también era bastante elevado. Sin ir más lejos, esto se podía comprobar fácilmente en Reino Unido o Estados Unidos, por ejemplo. Pero gracias a los avances en la medicina, a que se ha conseguido tener una mejor seguridad y sobre todo a la salud pública, la tasa de mortalidad infantil ha descendido notablemente. Tanto es así que en muchos países apenas podemos hablar de que exista este índice.

La casi eliminación de esta tasa se ha dado en los países desarrollados principalmente, pero hay que tener en cuenta que en aquellos que están en vías de desarrollo, como es el caso de Brasil, también ha descendido de manera notable.

Menos desigualdad económica

Otra de las cuestiones que debemos abarcar es el tema de la desigualdad en cuestiones económicas. Aunque sabemos que en muchos países aún queda un largo camino por recorrer, las cifras se están asentando y estableciendo y es por ello que actualmente esta desigualdad que antes era una constante ahora ha bajado considerablemente. ¿Cuál es la principal causa? no es otra cosa que el desarrollo constante que están experimentando algunos países que históricamente siempre han tenido menos ingresos, como India o China. En estas regiones la población vive mejor y ha aumentado su calidad de vida, lo que se traduce en una mayor equiparación de ingresos entre países desarrollados y los que están en vías de desarrollo. De hecho, este fenómeno está haciendo que a día de hoy la mayor parte de la población mundial sea considerada como de clase media, algo que no se conseguía desde que estalló la Revolución Industrial.

A la vista de estos cambios por los que ha pasado el mundo, que solo son un pequeño ejemplo de todo lo positivo que ocurre a nuestro alrededor, vemos que aunque hay muchas cosas malas que aún deben solucionarse, también hay rayos de esperanza que nos acompañan de manera incansable. Por lo tanto, miremos el futuro de forma positiva, luchemos contra la adversidad y pensemos que sí, que lo que nos espera más allá de lo que vemos hoy será incluso mejor.

Foto: 5688709 – Free-Photos – Fotorech – Pexels

[ad_2]

Source link

Deja un comentario