A finales de los veranos eran sinónimo de Xena, la princesa guerrera y la química entre Lucy Lawless y Renée O’Connor como Xena y Gabrielle era de esas que traspasaba pantallas para la comunidad lésbica, que en aquellos tiempos no tenía protagonistas abiertamente lesbianas así que debía conformarse con mujeres que exhibían una clara química entre ellas. ¿Pero qué ha sido de Lawless, que precisamente cumple los 50 este 29 de marzo?

Nunca ha dejado de trabajar. Haber sido una diva televisiva con una serie que ni tan siquiera estaba asociada a un canal (Renaissance Pictures producía y después se vendía en sindicación a los canales estadounidenses interesados, alejada de las generalistas) siempre tiene sus ventajas y se ha podido pasear por series estadounidenses del calibre de Parks and recreation, Battlestar Galactica y Spartacus entre muchas otras.

Nunca se atrevieron a mostrar a Xena y Gabrielle como pareja lesbiana. Nunca se atrevieron a mostrar a Xena y Gabrielle como pareja lesbiana. (Renaissance Pictures)

Lawless, en realidad, puede decir que la mejor suerte no fue exactamente la creación de Xena sino que el productor Sam Raimi se enamorase de su tierra natal, Nueva Zelanda, rodando allí Hércules y las Amazonas en 1994, la película que después continuaría con la serie La leyenda de Hércules (1995-1999) y donde Lawless llamó la atención de los productores. En 1996 ya tenía su propio vehículo de lucimiento, Xena, la princesa guerrera.

Si por aquel entonces estaba casada con su primer marido, Garth Lawless (sí, el apellido original de Lawless no es Lawless sino Ryan), padre de su hija Daisy, en Xena encontró el que ahora es su marido, Robert Tapert, cocreador de la serie (el otro cocreador era John Schulian), con el que se casó durante la tercera temporada de la serie y con el que ha tenido sus hijos Judah y Julius.

De su etapa en Xena también extrajo un planeta con el nombre de Xena (sí, alguien la amaba tanto que descubrió un planeta y le puso su nombre) y consolidó su faceta de cantante en episodios musicales o donde Xena entonaba una canción. Así es como se atrevió a hacer de Rizzo en Broadway en 1997 o como participó en el reality Celebrity Duets donde quedó finalista, sólo por detrás de Alfonso Ribeiro (Carlton en El príncipe de Bel Air), y acabó en 2007 dando conciertos.

Bueno, y un famoso sabe que es un referente cultural cuando Los Simpson deciden incluirte en su serie. En su caso fue en el especial de Halloween de 1999 donde Bart y Lisa conocían a la actriz, que en un determinado momento volaba. Xena no volaba pero Lucy Lawless era tan cool que incluso volaba (y, como curiosidad, en Antena 3 traducían su implacable apellido, llamándola Lucy Sin Ley).

A diferencia de otros actores neozelandeses como Anna Paquin, que abandonaron su tierra para prácticamente no volver, Lawless nunca ha querido dejar de lado su país, intentando dividir su tiempo entre Auckland y Los Angeles, donde rueda la serie de terror Ash vs The Evil Dead. Es precisamente en Nueva Zelanda, además, donde ha tenido problemas con la ley. Como embajadora de Greenpeace en 2012 se subió a un barco petrolífero que tomaba rumbo al Ártico y estuvo allí durante 77 horas. El juez, como consecuencia, le hizo pagar una multa de 500 dólares y 120 horas de servicios a la comunidad. Efectivamente, Lawless es guerrera.

Lawless nunca ha dejado de lado su Nueva Zelanda natal, que alterna con su residencia en Los Angeles

Deja un comentario