¿Qué es el interés compuesto?

El interés compuesto es un buen secreto para que con tu dinero generes mucho más dinero. Pues es un efecto multiplicador que permite que tus intereses recibidos por él se integren a la cantidad de dinero que inviertes, es decir, tu capital principal, esto en un cierto período de tiempo.

Es algo muy beneficioso si de ahorrar se trata, ya que los intereses obtenidos al final de cada año no se retiran, sino que se suman al capital con el que invertiste al iniciar tu plan de ahorro.

¿Qué queremos decir con esto? Tus intereses se reinvierten, que se van generando nuevos intereses, sin quedar paralizados en el tiempo tal como pasaría si fueran intereses simples, con los cuales sin importar el tiempo que dure tu inversión tu dinero no se incrementa si no que se mantiene en el mismo monto con el que iniciaste.

Conoce aquí algunos consejos para empezar

  • Debes conocer los diversos tipos de intereses que te ofrecen las cuentas corrientes o de ahorro, de acuerdo con los distintos bancos existentes.
  • Luego de que hayas elegido el banco de tu preferencia, evalúa con cuánto capital, prestado o propio, vas a empezar tu plan de ahorro.
  • Establece qué cantidad de tiempo vas a ahorrar, colocándote como exigencia no tocarlo por nada del mundo.

Fórmula que debes aplicar

Multiplica tu dinero capital con el interés anual. Ejemplo:

Si tu plan de ahorro es por cinco años y tu capital inicial es de 10.000 y el interés anual es de un 10%, vas a multiplicar estas dos cifras, dando como resultado 1.000 de intereses por año.

Al pasar al siguiente año sumarás esos 1.000 con los 10.000 con los que iniciaste, igual a 11.000; monto que vas a multiplicar con el 10% anual de intereses, que terminará en 1.100 de interés.

En los siguientes años tu capital inicial irá incrementando, por lo que vas a aplicar la misma fórmula anterior con la tasa de interés, hasta que llegues al quinto año, cuando tu monto final debe ser 16.105,10.

Ahora bien, también existe una fórmula para medir el tiempo que tardarías en duplicar tu dinero inicial, calculando el interés compuesto, acuerdo a la tasa de intereses. Esto es conocido como la regla 72, y se calcula de la siguiente manera:

  • Dividirás 72 entre el tipo de interés, de esta manera obtendrás el número de año.

Ejemplo

  • Usemos el caso anterior, para duplicar los 10.000 vas a dividir 72 entre el 10% lo que daría como resultado 7,2 años.


Source link

Deja un comentario