El expresident de la Generalitat y número 1 de Junts per Catalunya (JxCat), Carles Puigdemont, ha propuesto a Mariano Rajoy una reunión para abordar “sin condiciones” el futuro político de Catalunya. En Bruselas “o en cualquier ciudad fuera de España”, Puigdemont se ofrece para entablar un diálogo con el presidente del Gobierno tras revalidar el independentismo su mayoría parlamentaria.

El candidato de JxCat espera que se abra “una etapa presidida por la soluciones políticas” al interpretar los resultados del 21D como el fracaso de la aplicación del 155. “Nos hemos ganado el derecho de ser escuchados”, ha afirmado.

Puigdemont le ha pedido también a Rajoy que lleve a cabo gestos de “buena voluntad”, como por ejemplo retirar la presencia “extraordinaria” de la Guardia Civil y la Policía Nacional en Catalunya o moderar lo que ha llamado “sectores sociales y mediáticos más radicalizados” vinculados al presidente. Aun así, ha precisado que no condicionará esas medidas al posible diálogo con el presidente. 

Lo que no ha aclarado Puigdemont es si volverá a Catalunya a asumir el reto de la investidura, pesando sobre él una orden de arresto en España, aunque en campaña electoral anunció que así lo haría si salía vencedor de las elecciones. 

Ha dado a entender que se lo plantea si hay “garantías” y si se respetan “las reglas del juego democrático”, que para él significan que se pueda “restituir” el Govern “alterado por el Gobierno español” con la aplicación del 155. 

Sin incidir en la vía unilateral

Puigdemont, en la misma línea que durante la campaña, ha insistido que la suya no es una apuesta por la vía unilateral hacia la independencia. “La vía prioritaria siempre ha sido el diálogo”, ha recalcado, para acusar luego al Estado de haberles arrastrado con sus negativas a la hoja de ruta unilateral. 

De lo que sigue convencido Puigdemont es de que hay un mandado independentista claro. Ha celebrado que los partidos soberanistas mantengan el 47,5% de voto. “El bloque netamente del 155 no puede competir con eso”, ha expresado, y ha insistido que el resultado de los comicios de este jueves suponen una ratificación de los que arrojó la votación del referéndum del 1 de octubre. 

El interrogante lo plantea ahora la CUP, que ha avisado que sólo investirán a Puigdemont o a otro candidato si se siguen dando pasos hacia la República. El líder de JxCat ha respondido que su voluntad es “llegar a acuerdos con la CUP y con quien comparta la idea de que se ha acabado la receta del Estado español”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.