El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha jurado “por imperativo legal” la Constitución y el Estatut como paso previo a obtener su condición como diputado. El trámite, condición sine qua non para ocupar un escaño, lo completó con una coletilla: “Prometo actuar con plena fidelidad a la voluntad del pueblo”.

Sin embargo, el posicionamiento del número uno de JxCat difiere del asumido por el resto de encausados por la justicia española, como el presidente de ERC, Oriol Junqueras, y los diputados electos Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Sànchez, Clara Ponsatí, Meritxell Serret o Carme Forcadell, que se han limitado a prometer la Constitución sin añadir nada. Según fuentes parlamentarias, el exconseller de Territori, Josep Rull, ha sido el único que ha prometido por “imperativo legal”, junto con Puigdemont.

Con respecto al resto de diputados, en Esquerra han optado por la siguiente fórmula: “Prometo respetar la Constitución y el Estatut de Autonomía de Catalunya por imperativo legal. Y anuncio que quedo a disposición del nuevo Par­lament, de la Presidencia y del Govern de la Generalitat de Catalunya, siendo, fiel a los mandatos democráticos emanados del pueblo de Ca­talunya”.

En todo caso, cualquiera de las fórmulas difiere bastante con la utilizada por Junts pel Sí en el 2015, cuando sus diputados anunciaron que trabajarían para “ejercer la autodeter­minación de nuestro pueblo y proclamar el Estado catalán libre y soberano”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.