El cabeza de lista de JuntsxCat, Carles Puigdemont, no descarta regresar a Cataluña una vez investido ya presidente de la Generalitat, con lo que el Estado debería detener a un presidente elegido por el Parlament si fuera el caso.

Aunque no se ha cerrado ningún escenario, fuentes cercanas al presidente cesado han explicado a Europa Press que consideran que, de cara a la opinión pública, es más difícil explicar la detención de un presidente de la Generalitat que de alguien que sea diputado raso.

Sobre la investidura, destacan que aún no se ha tomado una decisión sobre si hacerla a través de vía telemática, posibilidad que obligaría a la Mesa del Parlament a hacer una interpretación del reglamento que lo permita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.