Nuevo capítulo en la compleja trama del conflicto político y judicial a raíz del procés soberanista, esta semana con Alemania como principal escenario. Y es que este martes está previsto que la Fiscalía de Schleswig-Holstein se pronuncie sobre la petición de extradición del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Una vez superada la Semana Santa –este lunes era festivo en tierras germanas–, le toca al ministerio público del norteño land alemán donde fue detenido Puigdemont pronunciarse sobre la petición de extradición cursada por el juez del Tribunal Supremo que investiga la causa del proceso independentista, Pablo Llarena, por presuntos delitos de rebelión y malversación de caudales públicos.

“Un procedimiento complejo”, según el vicefiscal Döpper

La Fiscalía de Schleswig-Holstein se limitará a decidir si atiende a la petición de la justicia española y la eleva a la Audiencia Territorial de este pequeño estado confederado, el tribunal que en última instancia tendrá que conceder o no la mencionada extradición, en un proceso que debe comparar los delitos señalados por el Supremo dentro del marco jurídico alemán y que se puede estirar un margen de 60 días –prorrogables a un máximo total de 90.

Por el momento, el primer análisis que compete a la Fiscalía se ha llevado a cabo con la orden europea e internacional de detención y entrega del juez Llarena. Un estudio que ha ocupado “a todos” los miembros de la Fiscalía de Schleswig-Holstein estos últimos días, según ha comentado el vicefiscal general Ralph Döpper. Y es que, en mismas palabras del mismo fiscal, “es un procedimiento complejo”. “No se puede avanzar aún nada, cautela”, avisaba ayer Döpper. La primera decisión se espera para este martes, aunque no se descarta que pueda a lo largo de la semana.

La Fiscalía puede cambiar o mantener la medida cautelar de prisión que pesa sobre Puigdemont

En todo caso, no está previsto que la Fiscalía tome de nuevo declaración al expresidente de la Generalitat, “puesto que ello no es necesario para el análisis de la documentación presentada”, según el vicefiscal. Puigdemont ya declaró el día siguiente a su detención ante la jueza de primera instancia de Neumünster, quien dictaminó prisión provisional como medida cautelar por “riesgo de fuga”, aunque en su auto recogió que la euroorden podría ser “denegada”.

De hecho, la condición de prisión provisional es otra de las cuestiones sujetas a la inmediata valoración por la Fiscalía de Schleswig-Holstein. El expresidente de la Generalitat se encuentra bajo custodia policial en el centro penitenciario de Neumünster –el mayor de este land alemán– desde hace una semana y media.

Es evidente que la detención de Puigdemont, que se puede alargar, es un golpe duro, pero tengo mucha confianza en que la justicia alemana acabe rechazando la euroorden total o parcialmente”

Jaume Alonso-Cuevillas

Abogado de Puigdemont

La defensa de Puigdemont, que asume que lo más factible es que la Fiscalía de Schleswig-Holstein dé luz verde a este primer trámite de la euroorden, es más optimista de cara a la resolución final de la Audiencia Territorial. “Hay partido, es evidente que la detención de Puigdemont, que se puede alargar, es un golpe duro, pero tengo mucha confianza en que la justicia alemana acabe rechazando la euroorden total o parcialmente”, relataba este fin de semana su abogado Jaume Alonso-Cuevillas.

También trabaja en la defensa del expresidente de la Generalitat el veterano letrado Wolfgang Schomburg, quien ya pidió al Ejecutivo alemán encabezado por Angela Merkel que dejara claro que no aceptaría una extradición política y anunció que elevaría el caso al Tribunal Constitucional teutón si no se pone a su patrocinado en libertad. Poco después, el Gobierno federal respondía asegurando que no vetaría la extradición manifestando que no debe haber “ninguna intromisión política” en un asunto jurídico.

El normal funcionamiento de las instituciones en el ámbito de la UE hace que la cooperación entre instituciones judiciales y las fiscalías facilite la entrega y sometimiento a juicio de quien se encuentra huido de la justicia”

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

Por su parte, desde el Gobierno español se mantiene la certeza de que Puigdemont será extraditado a España. “Es lo razonable y lo lógico”, ha insistido en varias ocasiones este lunes el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien ha asegurado que la extradición es la “única hipótesis” que contempla el Ejecutivo central.

Catalá, quien ha dejado claro que el Ejecutivo no ha tenido “ninguna participación” en la reciente activación de la euroorden por parte del juez Llarena, ha argumentado que “el normal funcionamiento de las instituciones en el ámbito de la Unión Europea hace que la cooperación entre instituciones judiciales y las fiscalías facilite la entrega y sometimiento a juicio de quien se encuentra huido de la justicia”. “La confianza mutua entre países socios del mismo club, que nos reconocemos como democracias va a asegurar que esa entrega se produzca”, ha zanjado el titular de Justicia.

Deja un comentario