Repoblar las zonas más despobladas de España. Este es el manifiesto de un grupo de artistas que promueven el proyecto Pueblos en arte. Este colectivo tiene como objetivo trasladar el arte a zonas rurales que están prácticamente deshabitadas y otros pequeños núcleos de población.

La iniciativa surgió en 2012 de la mano de la poeta y videocreadora Lucía Camón y su marido, el cineasta Alfonso Kint. Cuando la pareja supo que esperaban a su primera hija, Greta, decidieron replantearse su vida y dejar atrás la ciudad. Se instalaron en la localidad zaragozana de Torralba de Ribota, pues allí habían heredado una casa familiar “muy grande”. Era 2012 y la crisis económica y las protestas del 15-M supusieron un punto de inflexión para ellos.

Los artistas se reinventan en los pueblos y trasladan la cultura al mundo rural

No resulta fácil seguir con las respectivas profesiones en un pueblo que a penas tiene 180 personas censadas (la mitad durante el invierno). No se dieron por vencidos. Es más, se tomaron los posibles obstáculos como alicientes y se hicieron “más fuertes”. “Me gustó esa sensación de que había mucho por hacer, de ser una página en blanco. Hoy en día en el mundo rural hay espacio para desarrollar proyectos porque está todo vacío”, cuenta Lucía a La Vanguardia.

Ganarse la vida en un pueblo de estas características no es una tarea sencilla. Especialmente si tu ocupación nada tiene que ver con las labores agrícolas tradicionales. Pero si algo tenían claro es que “queríamos seguir dedicándonos al arte”. “Fue entonces cuando decidimos hacer de nuestra propia casa una residencia para artistas y trasladar el movimiento cultural a este pequeño lugar. Acercamos los artistas a los pueblos y los pueblos a los artistas”, define la propia Lucía. No tardó en correr la voz de este jugoso proyecto, primero en los círculos más inmediatos y, posteriormente, más allá de sus fronteras. Pronto, el lugar se llenaría de pintores, escultores o fotógrafos en busca de nuevas metas y horizontes. Juanan Requena, Fernando Quinta, Javier Barreno, Quique Macías y José Bailón, la pintora Joo Aun Bae y la técnico Emilie Plançonneau son algunos de los nombres que empiezan a resonar entre las calles del lugar.

Representación teatral en Torralba de Ribota, de la mano de la asociación 'Pueblos en arte' Representación teatral en Torralba de Ribota, de la mano de la asociación ‘Pueblos en arte’ (Pueblos en arte)

Una de las primeras en sumarse fue la actriz y profesora de teatro Ana Bettschen, amiga de Lucía, quien, tras pasar una noche en Torralba, decidió abandonar el polifacético barrio madrileño de Malasaña para establecerse con sus hijos en la pequeña localidad cercana al río Ribota. Ella, al igual que sus compañeros, saben el papel que puede jugar la cultura también desde su faceta pedagógica. En este sentido, sabe que en los colegios del entorno de Calatayud hay público joven al que se le puede dar a conocer el teatro y organizar talleres.

De un día para otro, el pueblo se convirtió en una inédita estampa que recordaba a sus épocas doradas. Al principio, los vecinos “estaban extrañados ante tanto movimiento pero ahora están muy contentos porque no había gente joven”. Lo cierto, es que el municipio recibe a los artistas “con los brazos abiertos y con muchísima ilusión y alegría”. Esta oleada de impulso creativo ha permitido que los habitantes de esta pequeña localidad hayan podido disfrutar de unas cuantas exposiciones y obras de teatro.

Exposición ofrecida de la mano de 'Pueblos en arte' Exposición ofrecida de la mano de ‘Pueblos en arte’ (Pueblos en arte)

Los primeros sorprendidos con este pequeño, aunque revitalizador movimiento cultural, son sus propios creadores. De esta manera lo expresa Lucía: “La repoblación no es el objetivo, sino la consecuencia. Nos ha sorprendido la necesidad de esas personas de salir de la ciudad. Y no son los únicos. Muchos están deseando hacer lo mismo, sólo hay que darles facilidades, como generar una agenda cultural en los pueblos más o menos estable en la que ocurran cosas interesantes de vez en cuando”. En este sentido, este año estrenan en la comarca la primera edición del que han denominado Festival Saltamontes, en el que se promoverá el intercambio de saberes entre el pueblo y la ciudad. De toda esta experiencia, Alfonso Kint está acabando la producción de Soñando un lugar, una cinta documental en la que relata todo el proyecto que tienen entre manos.

Pueblos en Arte no es la única asociación de estas características que existe. Otros colectivos menores tratan de llevar a cabo tareas que tienen el fin de revitalizar las zonas rurales. En el caso de Torrellas, un pueblo de 250 habitantes de la provincia de Zaragoza, el consistorio puso en 2016 en marcha un concurso de murales para revitalizar edificios degradados de la localidad. El éxito fue tal, que en 2017 se repitió la iniciativa y participó el artista valenciano Ángel Caballero, más conocido por su seudónimo Xolaka. El paso por el pueblo dejó imágenes tan bellas como las siguiente:

.

Deja un comentario