provincias de la España interior en las que ganó el PP

[ad_1]


A pesar de que la campaña empieza el próximo viernes, los líderes de Vox llevan varias semanas difundiendo su mensaje por gran parte del territorio nacional. Por primera vez la formación de extrema derecha tiene posibilidades de entrar en el Congreso de los Diputados, por lo tanto de cara a las elecciones del 28 de abril han decidido apostar en su mayoría por provincias de la España interior, en las que ganó el Partido Popular en los últimos comicios generales y con una densidad de población inferior a la de la media nacional.

Más allá del acto que celebraron el pasado sábado en Barcelona, que se planteó como un mitin en clave nacional con el objetivo de marcar un punto de inflexión en su precampaña para seducir a seguidores de todo el país –motivo por el que no se ha incluido en los gráficos–, Vox no ha visitado la mayor parte de las autonomías que tienen cooficialidad de lenguas. Sus portavoces estatales no han pisado en estos dos últimos meses terreno gallego, vasco ni valenciano. Sí han estado en Baleares, Javier Ortega Smith acudió este viernes a Ibiza.

Durante la precampaña se están volcando en Castilla-La Mancha, Andalucía y Aragón. En la primera autonomía habrán visitado antes de que arranque la campaña cuatro de las cinco provincias: Albacete, Ciudad Real, Toledo y Cuenca, esta última en dos ocasiones. En febrero estuvo Javier Ortega y esta semana ha estado Abascal. Por su parte, a la capital autonómica acudirá el líder del partido el jueves, horas antes de que arranque oficialmente el periodo en el que se puede pedir voto. En estos territorios, que reparten entre tres y cinco escaños, ganaron los populares en las últimas elecciones generales.

Dando un salto geográfico, en Aragón también han asistido a gran parte de sus provincias con actos en Zaragoza y Huesca. Andalucía es otra de las autonomías donde se están esforzando por tener presencia. Debido a la irrelevancia política del partido de extrema derecha hasta ahora no hay muchos datos que permitan realizar un perfil de sus votantes, más allá del informe postelectoral centrado en esta comunidad que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) realizó tras las elecciones del 2 de diciembre.

Una semana centrada en Andalucía

En esta encuesta se advertía que la mayor parte de los votantes (47,7%) de la formación de Abascal en esos comicios optó por el Partido Popular en las elecciones de 2015. De estos datos también se desprendía que los andaluces que apostaron por esta formación tienen rentas altas y que pocos de ellos viven en hogares con ingresos por debajo del salario mínimo interprofesional.

En Andalucía, esta formación no se había involucrado mucho hasta ahora. Su presencia se había limitado a un acto en Jaén de Ortega-Smith en el mes marzo. Sin embargo, a partir del lunes cambiará esta dinámica ya que el secretario general se volcará en esta autonomía con mítines en Córdoba, Granada y Huelva. Por ahora, no tienen previsto pisar terreno almeriense, una de las provincias donde consiguieron el mejor resultado en las últimas elecciones andaluzas. Huelva y Jaén son las únicas circunscripciones programadas en precampaña en las que el PP no ganó en las elecciones del 2016: los socialistas se llevaron el mayor número de votos pero no hubo una gran distancia con los populares.

Además de estas tres regiones, han apostado por provincias como Badajoz, Jaén, Córdoba, Palencia y La Rioja. Más allá de que son territorios de interior, la mayor parte de los lugares escogidos para sus actos comparten varios elementos. El primero de ellos, una densidad de población por debajo de la media nacional, que en 2017 era de 92 habitantes por kilómetro cuadrado, según los últimos datos publicados por el INE. El segundo, que en todos ellos el Partido Popular obtuvo más del 30% de los votos en las elecciones generales de 2016. El siguiente gráfico muestra la relación entre estas dos variables.

Albacete, Ciudad Real, Granada, Toledo… ninguna de las provincias en las que el partido de Abascal ha realizado algún acto de precampaña otorgaron al PP menos del 31% de los votos en los últimos comicios generales. En casos como Cuenca o Palencia ese porcentaje llegó al 45%. Lo mismo ocurre si atendemos a la densidad de población de estas provincias. En la mayoría de ellas (salvo contadas excepciones) este parámetro es inferior a la de la media nacional. En este sentido, La Rioja es la que mayor densidad de población tiene (62 habitantes por kilómetro cuadrado) pero esta cifra desciende hasta los 14 de Huesca o los 11,8 de Cuenca.

Entre los 22 actos que han organizado en los dos últimos meses, solo hay cuatro excepciones que contradicen este parámetro. En Madrid, Las Palmas, Baleares y Cantabria la cifra de habitantes por kilómetro cuadrado es superior a los 92 de la media nacional. Concretamente, en Cantabria es de 109, en Baleares de 230, de 275 en Las Palmas y hasta de 806 en Madrid.

Por otro lado, llama la atención algunos de los territorios que no han visitado. Ninguno de los 22 actos celebrados en estos dos meses se ha realizado en Galicia ni en Euskadi. Coincide la circunstancia de que en estas dos comunidades este partido no tiene por ahora una gran implantanción.

Además, vinculado a las peculiaridades de esta autonomía, la formación ha cargado en varias ocasiones contra el presidente gallego por su defensa de la lengua autonómica y sus postulados contra la violencia machista. Esta autonomía es uno de los feudos que mantiene el PP y donde recabó mayoría absoluta en los últimos comicios generales.

Apuestan por bolsas de votantes «robables»

Los politólogos consultados por esta redacción consideran que la programación se ha realizado priorizando dos factores: que su discurso cale y que puedan obtener representación nacional. «Parece que conocen el sistema electoral, y saben que necesitan espacios donde el PP tuviera tantos votos que la bolsa de votantes robables sea suficiente como para superar la barrera electoral efectiva. Eso seguramente explicaría porque no han ido a Ceuta o Melilla, dónde solo se reparte un escaño y es difícil de ganar», apunta Berta Barbet, investigadora de la Universidad Autónoma de Barcelona y editora de Politikon. 

A los expertos consultados también les llama la atención que el partido de Abascal haya descartado visitar Murcia y la Comunidad valenciana en los dos últimos meses. En estos dos lugares la derecha ha conseguido un apoyo histórico en los comicios nacionales. En la primera autonomía se reparten diez escaños en una única circunscripción y en 2011 los populares arrasaron llegando a obtener ocho diputados.

En esta comunidad la ley electoral y el espectro político podría contribuir a que Vox consiguiese algún escaño. Para ello han apostado por un perfil con experiencia política y volcada en la lucha contra la interrupción voluntaria del embarazo. Lourdes Méndez Monasterio es la cabeza de lista al Congreso por esta región, estuvo tres legislaturas representando al PP en al Congreso. En su último año, en 2015, rompió la disciplina de voto del partido al no posicionarse a favor de la reforma de la ley del aborto promovida por el Gobierno de Mariano Rajoy. 

Antes de que este viernes arranque oficialmente la campaña, la formación de Abascal ha tratado de organizar un gran acto de demostración de fuerza. Su primer intento fue en Barcelona y fracasaron. La asistencia no fue la esperada, según la guardia urbana se limitó a 5.000 personas. Una semana después lo han vuelto a intentar en la presentación de candidatos celebrada en la Cubierta de Leganés en Madrid. Ninguno de estos dos mítines se han limitado a ser actos meros de precampaña. Desde la organización han tratado que estos eventos sean una réplica al evento del Palacio de Vistalegre, que supuso un punto de inflexión para la extrema derecha en nuestro país.

En el de este sábado tampoco han conseguido ese efecto. Vox no ha logrado llenar el aforo de la plaza de toros aunque ha reunido a 8.500 personas.



[ad_2]

Source link

Deja un comentario