Quizás nunca te lo habías planteado, pero la nariz y las orejas, al contrario de lo que ocurre con el resto del cuerpo humano, nunca paran de crecer.

El doctor Jorge Planas explica el motivo de esta curiosidad, que tiene más que ver con un fenómeno relacionado con el envejecimiento que con la juventud.

Deja un comentario