Este jueves el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha presentado el Barómetro Semestral de la ciudad condal en el que, por primera vez, la situación en Cataluña se posiciona como la principal preocupación de los ciudadanos. Este recoge que los barceloneses perciben que el encaje de Cataluña en España es su principal problema personal y también el de la ciudad. 

Para un 14,5% de los encuestados, el encaje de Cataluña en España es su principal problema personal, por delante del paro y las condiciones laborales (14,1%) y para el 11,3% es ahora también el principal problema de Barcelona.

El turismo, que el mes de junio era considerado como el problema más importante de Barcelona con un 19% de las respuestas, queda relegado a un cuarto lugar, con un porcentaje del 7% como el paro y las condiciones de trabajo, que también baja y pasa del 15,4% al 7,3%.

Un 52,6% de los barceloneses considera que la situación política actual tendrá consecuencias negativas para la ciudad de Barcelona, mientras que un 20 % piensa que tendrá consecuencias positivas y otro 20 % que no tendrá consecuencias importantes, según el Barómetro.

Concretamente, la mayoría (56,6%) opina que tendrá consecuencias negativas sobre la economía de la ciudad; el 46,9% cree que tendrá un impacto negativo sobre la convivencia; el 46,6% en la imagen internacional de Barcelona; el 44,9% en el gobierno de la ciudad y el 44,9 en su potencial turístico.

En cambio, un 47% de los encuestados no prevé ninguna consecuencia negativa sobre el funcionamiento de los servicios de la ciudad.

Para los barceloneses, el principal problema de España es la corrupción y el fraude, con el 19% de las respuestas.

Rechazo a la DUI y al artículo 155

El Barómetro Semestral de Barcelona revela también que la organización de Cataluña como Estado independiente (33,6%), como un Estado dentro de una España federal (27,6%) y seguir como comunidad autónoma (19,0%) son las fórmulas preferidas por los entrevistados a la hora de pensar en el beneficio de Barcelona.

En respuestas a las preguntas puntuales de la coyuntura política, la gran mayoría se manifiesta en contra del encarcelamiento de líderes políticos y ciudadanos (80,5%) y de la aplicación del artículo 155 en Cataluña (74,5%), pero también de la declaración unilateral de independencia (62%).

El Barómetro semestral de Barcelona se ha llevado a cabo a partir de encuestas telefónicas realizadas a 800 barceloneses entre el 23 de noviembre y el 4 de diciembre, vigilia de la campaña de las elecciones catalanas del 21 de diciembre, una influencia a tener en cuenta a la hora de leer los resultados.

En tercer lugar entre los problemas de Barcelona, por primera vez, aparece la contaminación, con un 9% de respuestas en este Barómetro, el dato más alto desde el año 2000 y cinco puntos más que en el mes de junio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.