Starbucks ha arraigado en la sociedad estadounidense -y en otros países occidentales- vendiendo su imagen desde dos perspectivas: sus establecimientos funcionan como cafetería y como lugar de reunión para la comunidad, creando espacios acogedores con sillas cómodas con música moderna y Wi-Fi. Esta segunda imagen es la que ha generado una gran polémica tras el arresto de dos hombres negros que estaban sentados en un establecimiento haciendo exactamente lo mismo que las personas en la mayoría de las 28.000 tiendas de la cadena en todo el mundo. No pidieron ninguna consumición, algo habitual entre los clientes de estos locales

El CEO de Starbucks Co., Kevin Johnson, calificó los arrestos como un “reprochables” y dijo que quiere disculparse personalmente con los hombres, diciendo que la compañía “se opone firmemente a la discriminación o la discriminación racial”. Pero eso no detuvo a los manifestantes de reunirse el domingo fuera del establecimiento situado en el centro de Filadelfia, donde ocurrieron los arrestos.

Mientras la gente pedía café dentro, el reverendo Jeffrey Jordan encabezó una multitud con cánticos de “Yo soy alguien, y exijo igualdad ahora”. “Es una pena que en el año 2018 sigamos soportando este desastre”, dijo Jordan. “Este país fue construido sobre las espaldas de los negros y ahora Starbucks nos va a tratar como si fuéramos de segunda clase”.

Los arrestos, que ocurrieron el jueves, fueron grabados en video y rápidamente se viralizó en las redes sociales.

El video muestra a varios policías hablando en voz baja con dos hombres negros sentados en una mesa. Después de unos minutos, los oficiales esposan a los hombres y los llevan afuera mientras otros clientes dicen que no estaban haciendo nada malo; Los medios del área de Filadelfia informaron que los dos habían estado esperando a un amigo.

Los oficiales fueron a la tienda después de que los empleados de Starbucks llamaran al 911 para informar que los hombres estaban allanando el local, según afirmó el comisario de policía Richard Ross. Según afirma la policía, los hombres entraron y pidieron usar el baño, pero los dependientes del establecimiento se lo negaron al no haber consumido nada. Tras ello, los hombres se habrían negado a irse. Una portavoz de Starbucks dijo que la tienda donde ocurrieron los arrestos tiene una política de que los baños son solo para pagar a los clientes.

Robert Passikoff, presidente de una firma consultora con sede en Nueva York que investiga la lealtad de marca, dijo que compañías como Starbucks están en una situación difícil ya que intentan operar tanto como centros comunitarios como lugares donde se espera que las personas realicen una compra.

“Las empresas se han dedicado a establecer el tipo de bonos emocionales y entrega de productos que creen que van a generar compromiso, lealtad y, en última instancia, beneficios”, dijo Passikoff, de Brand Keys Inc. “Pero hoy el consumidor decide qué es correcto. Se han convertido en imanes para experiencias sociales, en el sentido amplio de “social”, pero no en el sentido de “Oh, necesito comprar algo”.

Johnson, sin embargo, afirmó que el motivo de la llamada que llevó a la policía a la tienda fue incorrecto. “El gerente de nuestra tienda nunca tuvo la intención de arrestar a estos hombres y esto nunca debió haber escalado como lo hizo”, afirmó. Johnson dijo que los videos del arresto fueron “muy difíciles de ver” y que la compañía está investigando.

La policía no ha revelado los nombres de los hombres que fueron arrestados. Un portavoz de la oficina del fiscal del distrito dijo que los dos fueron liberados “por falta de pruebas” de que se había cometido un crimen, pero declinó hacer más comentarios, citando una investigación policial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.