¿Quién ganará el duelo entre Pablo Iglesias e Iñigo Errejón? Esa es la pregunta que se va abriendo paso entre la maraña de declaraciones y análisis sobre la ‘espantada’ del exnúmero dos de Podemos y la mano tendida de la portavoz en el Congreso, Irene Montero, para discutir qué hacer de cara a las elecciones de mayo. Montero sorprendió el lunes con esa oferta de diálogo que indicaba una cierta rectificación tras el enfado inicial con Errejón. Ahora bien, el cambio del cartel electoral del partido morado por el de Más Madrid sigue escociendo y el diálogo tiene algunos condicionantes que auguran más desencuentros. Además, a estas alturas del culebrón, hay otros partidos que también podrían estar interesados en buscar un acercamiento a la plataforma de Manuela Carmena. Y eso es lo que ha puesto de los nervios a la cúpula morada.

Podemos no para de repetir que sus objetivos con echar al PP del Gobierno de la Comunidad de Madrid, evitar un gobierno entre PP, Ciudadanos y Vox -“los trillizos de la derecha”, en palabras de Montero- y no respaldar en ningún caso un ejecutivo que cuente con la participación de los de Rivera. Estos objetivos parten de dos premisas de las que una, por lo menos, es más que discutible porque está fuera del alcance de quienes la formulan. La primera es que el partido naranja tiene que estar fuera de cualquier ecuación, lo que no es nuevo en las estrategias de la formación de Iglesias. La segunda, y aquí es donde se plantean las dudas, es que la derecha va a repetir en Madrid el pacto andaluz -PP + Cs + Vox- fulminando todas las opciones de la izquierda. Claro que hay otra combinación, difícil pero no imposible, que podría alterar esos cálculos: PSOE + Ciudadanos + Errejón.

De ahí que la dirección de Podemos haya dado el paso de lanzar su oferta de diálogo al ‘desertor’, aunque con ciertas limitaciones. La clave la dio la propia Montero y la ha reiterado este martes la portavoz adjunta, Ione Belarra: “Vamos a construir una candidatura fuerte que se oponga al Partido Popular en Madrid”. Es decir, Podemos se propone elaborar su candidatura y solo después abrir el diálogo con el candidato de Más Madrid, lo que deja en el aire cuál de las dos listas asumirá el papel subsidiario respecto a la otra. Sobre si la formación de Iglesias estaría dispuesta a concurrir con Errejón como candidato, aunque su nombre vaya rotulado como miembro de Más Madrid y no del partido que ayudó a fundar hace cinco años, Belarra se ha limitado a señalar que aún es pronto para dirimir este asunto.

En cualquier caso, todo esto se empezará a debatir este miércoles en la reunión del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, que se ha convocado precisamente para analizar la crisis desencadenada por Errejón y la posterior dimisión de Ramón Espinar, que la semana pasado renunció a seguir liderando el partido en Madrid.

La gran incógnita de cara al cónclave es si participarán el líder, Pablo Iglesias, que se encuentra de permiso de paternidad, y el propio Errejón, quien el pasado domingo en una entrevista en ‘El País’ se mostraba dispuesto a asistir. Iglesias podría interrumpir su permiso de paternidad para intervenir incluso de forma telemática. En cuanto a Errejón, Montero le pidió que no se presentara para evitar que el debate se ciña a temas personales.

Belarra ha asegurado este martes que no tiene información sobre lo que hará ninguno de los dos. Sí ha repetido la opinión de la portavoz sobre el exdiputado: “No es muy coherente no haber participado de los órganos de Podemos, no haber construido en común la herramienta que es de todos, que es Podemos, y ahora ir al máximo órgano de dirección por otro partido político. Creo que no es muy coherente y que igual no tendría mucho sentido que acudiera a esa reunión”.

Si finalmente no acuden ni Iglesias y Errejón, lo previsible es que la reunión la piloten Irene Montero y el secretario de Organización, Pablo Echenique, como número dos y tres de la ejecutiva, junto al resto de la cúpula morada.

De momento, los problemas internos de Podemos están teniendo cierto eco en su formación hermana, Izquierda Unida, cuyo coordinador general ha tenido palabras muy duras para el antiguo número dos de Iglesias. “No podemos ver con buenos ojos la iniciativa de Errejón, que ha dividido, porque antes ya había unidad y ahora de repente tenemos que trabajar para conseguirla”, ha lamentado Alberto Garzón, quien sin embargo cree que hay tiempo suficiente hasta las elecciones autonómicas de mayo para construir “una candidatura unitaria”.

Más dispuesta a llegar a un acuerdo con Más Madrid se muestra la organización regional de IU, que ha reconocido tener “sintonía” con la plataforma respecto a la “necesidad de una candidatura única con todos los actores de la izquierda madrileña” para las elecciones autonómicas. Eso es lo que ha asegurado la formación tras un encuentro entre el equipo negociador de IU y el de la candidatura de Íñigo Errejón, en el que ambas partes se han emplazado a verse de nuevo esta misma semana.


Source link

Deja un comentario