[ad_1]

El 26 de mayo se celebran elecciones autonómicas en 13 comunidades autónomas. Un mes antes, el 28 de abril, serán en el País Valencià, tras el adelanto decretado por Ximo Puig para que coincidan con las generales. A un mes de que se cierre el plazo para registrar las coaliciones electoral, Podemos e IU mantienen amplias negociaciones. En la mitad de las regiones la unidad es imposible o muy complicada. En el resto, está encarrilada.

La alianza electoral se producirá en La Rioja, la Comunitat Valenciana, Baleares, Castilla-La Mancha, Extremadura y Canarias. En estas seis autonomías, el acuerdo está cerrado y, por primera vez, Podemos e IU irán juntos las urnas en unas elecciones de este tipo.

En Asturias, Cantabria, Navarra y Murcia la decisión de ambos partidos es la opuesta. Cuando todavía hay tiempo para fraguar una candidatura única, las malas relaciones entre los dirigentes de las organizaciones territoriales impiden el entendimiento.

En Murcia, IU ha anunciado una alianza con Anticapitalistas, que se ha desgajado de Podemos y se ha registrado como partido propio. En Asturias ambos partidos han vivido de espaldas desde 2014. Además, IU está sumida en una complicada crisis en la región que ha llevado a la dimisión a su coordinador, Ramón Argüelles, tras perder las primarias para liderar precisamente la candidatura del 26M. En cuanto a Navarra y Cantabria, los problemas internos, esta vez en Podemos, tampoco han ayudado a fraguar un acuerdo.

En otras tres comunidades autónomas la alianza sigue en el aire. Y con muchas probabilidades de que Podemos e IU acaben concurriendo por separado. 

La ruptura entre ambos partidos en Aragón parece imposible de arreglar y se extiende además a la candidatura para intentar mantener la alcaldía de la capital con Zaragoza en Común, de cuyas primarias se ha borrado Podemos. La imposibilidad del acuerdo a nivel municipal y autonómico tendrá consecuencias para las generales. IU quería sumar a la Chunta Aragonesista a la candidatura de Unidas Podemos, pero la secretaría de Organización de Pablo Echenique se ha negado si no había antes un pacto para el 26 de mayo.

En Castilla y León tampoco hay casi opciones de que Podemos e IU se entiendan para una candidatura conjunta aunque nadie ha cerrado la puerta, al menos en público. Esta decisión podría también tener consecuencias a nivel municipal en la capital de la comunidad, donde Valladolid Toma la Palabra (IU), cuyo proceso de primarias termina este fin de semana.

Otro actor que ha entrado en escena en esta región es Anticapitalistas. Como en Murcia y en Madrid, el partido se ha escindido de Podemos y se ha registrado de forma autónoma.

En estas dos autonomías IU se ha aliado precisamente con Anticapitalistas. Algo que también puede pasar en Madrid. Las bases de la coalición de izquierdas deberán decidir en un referéndum que se celebrará la semana que viene qué alianza electoral prefieren: Podemos o los anticapis

El jueves se celebró una última reunión entre Podemos e IU. El partido de Pablo Iglesias hizo una última oferta a la coalición que mejoraba las condiciones acordadas por las direcciones estatales. Pero para IU es insuficiente. En esta región, además de la del PSOE, existen amplias opciones de que haya otras tres listas del bloque progresista.



[ad_2]

Source link