Muchos estadounidenses han tomado en serio una publicación falsa que describía la obsesión del presidente estadounidense, Donald Trump, con un supesto canal de televisión temático especializado en gorilas.

La confusión ocurrió pocos días antes del lanzamiento de un polémico libro lleno de revelaciones sobre el primer año de Trump en la Presidencia: ‘Fire and Fury: Inside the Trump White House’ (‘Fuego y furia: La Casa Blanca de Trump desde dentro’, en español), escrito por el periodista Michael Wolff.

Un usuario de Twitter publicó desde su cuenta satírica @pixelatedboat un extracto falso del dicho libro, que muchos estadounidenses se creyeron a pies juntillas.

“En su primera noche en la Casa Blanca, el presidente Trump se quejó de que la televisión en su habitación estaba rota, ya que no tenía ‘el canal de gorilas’. […] Para satisfacer a Trump, los empleados de la Casa Blanca encontraron muchos documentales sobre gorilas y los montaron para que pareciera una especie de canal de televisión”. 

“Trump, sin embargo, estaba descontento y dijo que el canal era demasiado aburrido, ya que los gorilas no se peleaban”, proseguía la publicación falsa. Entonces, el personal agregó más imágenes de gorilas peleándose hasta que el presidente quedó completamente “satisfecho”.

El ‘post’ cita a un supuesto “informante”, según el cual Trump pasaba hasta 17 horas al día viendoel canal a escasos centímetros de la pantalla. “Le has dado bien a ese otro gorila”, conversaba Trump con los animales.

“Creo que él piensa que los gorilas pueden oírlo“, agregaba la fuente falsa.

El presidente de EE.UU., Donald Trump.

La broma, publicada el 4 de enero, ha obtenido en dos días más de 70.000 ‘me gusta’ y fue compartida casi 22.000 veces. Esto hizo que, en las primeras 24 horas, muchos internautas tomaran la historia como cierta, ya que en los últimos días los medios de comunicación del país están publicando multitud de extractos del libro de Wolff, que estará de venta al público el 9 de enero.

Y no solo le ocurrió a la gente corriente, varios artistas y presentadores de televisión también cayeron en la trampa. Así, el periodista del canal de televisión CBC News Keith Boag llegó a debatir sobre esta historia durante su programa matutino de noticias, tras lo cual se vio obligado a pedir perdón.

El bromista, al ver el impacto de su publicación, hasta cambió el nombre de su cuenta a ‘The gorilla channel thing is a joke’ (‘Lo del canal de gorilas es una broma’, en español).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.