El conflicto racial que vive la localidad sevillana de Pedrera desde el pasado fin de semana, tras los enfrentamientos entre los vecinos y la comunidad rumana, ha llevado la polémica hasta su Ayuntamiento. En la noche de este miércoles se conocía un vídeo del alcalde, Antonio Nogales (IU), en el que decía que le gustaría “ver gente fusilada”. Tras esto, el PSOE exigió su “dimisión inmediata”.

En el vídeo el edil, ante un grupo de personas que protestan por este asunto, espeta hasta en tres ocasiones que a él le gustaría “ver gente fusilada”, tras destacar que “al que se salta la ley, se le aplica la ley y los jueces”.

Sin embargo, el edil, ha asegurado que se le acusa “aprovechando un corte de grabación en una asamblea ante una multitud enfurecida dirigida por sus compañeros del PSOE local, de querer ver a gente fusilada”. Nogales considera “irónico” que lo “acusan de proteger a los rumanos, de darles dinero, de darle trabajo, de permitirles todo, de pagarles el agua y la luz, y Verónica Pérez [líder del PSOE local] de querer fusilarlos”.

“La bajeza moral de esta mujer y del PSOE no tiene límites y no repara en intentar sacar tajada política de esta situación. Quienes me conocen lo saben, y a los demás quiero pedirles que contrasten con serenidad la noticia y verán que sólo intentaba en una asamblea complicadísima poner en contradicción los intentos de algunos vecinos de tomarse la justicia por su mano, entre ellos los concejales del PSOE”, según el alcalde.

La reunión del alcalde con los vecinos se producía después de unos sucesos que se han saldado con siete personas detenidas, tres de ellas rumanos y cuatro españoles, tras un accidente de tráfico el pasado sábado que desencadenó en una pelea, y a su vez la represalia de grupos no identificados contra los vecinos del pueblo originarios de Rumanía.

La reyerta se ha saldado con siete personas detenidas en la localidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.