Al presidente del Gobierno no le parece “normal” que la selección española lleve más de 50 años sin disputar un partido en el País Vasco y que tampoco juegue en Cataluña (no lo hace desde 2004)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que le ofende que el exentrenador del Barcelona Pep Guardiola diga que España es un estado autoritario y ha recalcado que “ese mismo Estado del que habla le ofreció ser entrenador de ‘La Roja’ en un momento determinado”.

En una entrevista en ‘Marca’ publicada este martes, Sánchez cuestiona la manifestaciones del actual técnico del Manchester City sobre las relaciones del Estado con Cataluña que, además de molestarle, le ofenden, porque “no es cierto nada de lo que dice al respecto”.

Tampoco le parece “normal” que la selección española lleve más de 50 años sin disputar un partido en el País Vasco y que tampoco juegue en Cataluña (no lo hace desde 2004). “Hay una gran afición en ambos sitios al buen fútbol y ‘La Roja’ lo practica, así que espero que se solucione”, afirma.

Sobre su idea de que España organice un segundo Mundial de fútbol -conjunto con Marruecos y Portugal- tras el de 1982, ha señalado que le gustaría liderar ese proyecto “a partir de la próxima legislatura”.

Sánchez ya trasladó la propuesta al Gobierno de Marruecos y a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) y, según ha señalado, “es algo con lo que están trabajando las federaciones ahora mismo”.

El jefe del Ejecutivo desvela en la entrevista que se ha reunido en varias ocasiones con el presidente de la federación española, Luis Rubiales, no así con el de LaLiga, Javier Tebas. “Aún no he tenido ocasión”, asegura.

Incide en que, más allá del deporte profesional, le interesa la cantera y subraya que, la federaciones cumplen un papel fundamental para la promoción del deporte y la traslación de valores.

En este sentido, destaca el anteproyecto de Ley del Deporte planteado por el Gobierno, que espera entre en vigor la próxima legislatura con el objetivo de “no politizar el deporte” y de que todos los deportistas se “reconozcan” en ella.

Asume “intereses cruzados en España” y asegura su intención de garantizar un “necesario equilibrio” con esta ley que “no solo incorpora varios elementos con distintas sensibilidades, sino que también aboga por la transparencia de las instituciones que rigen el deporte español”.

“En fin, yo aspiro a tener buenas relaciones con ambos, con Rubiales y con Tebas, sobre todo porque es mi deber. Y a que no se politice el deporte que, al fin y al cabo, es cosa de todos, porque es un elemento que vertebra el orgullo nacional”, defiende Sánchez.

Preguntado por el sistema de videoarbitraje, el presidente del Gobierna bromea y dice que “habrá que poner un VAR a las tres siglas de la derecha para ver exactamente cuál es la que más extrema sus posiciones“.


Source link

Deja un comentario