Con semblante serio, Pedro Sánchez y Miquel Iceta han comparecido en al sala de prensa del PSC un día después de las elecciones en las que los socialistas se han quedado lejos de sus expectativas y viven como un varapalo que las fuerzas independentistas tengan mayoría absoluta. No obstante, el líder del PSOE ve motivos para la esperanza: “La única fuerza capaz de vertebrar a España es el PSOE, que tiene una presencia notable en todos los territorios”, ha presumido. 

El mensaje se dirige al PP. Sánchez considera que no se puede ser “un partido grande a nivel nacional” si se es “una anécdota electoral en Catalunya”. El dardo se dirige a Mariano Rajoy, que se ha quedado en una posición residual en el Parlament, donde compartirá Grupo Mixto con la CUP y ha recordado que ha logrado menos votos que “una fuerza antisistema”. 

La estrategia de Sánchez, que no reniega del 155, pasa por arremeter contra el presidente del Gobierno: “Es más que evidente que lo que se esta padeciendo en Catalunya tiene que ver con una crisis larvada durante estos seis años”. Ha acusado a Rajoy de “falta de pulso” y le ha pedido que dé una respuesta al conflicto.

Sánchez sale al paso del resultado electoral del PSC, que no ha sido bueno. Lo socialistas esperaban romper la mayoría independentista y conseguir más de una veintena de diputados. Aún así, se ha reivindicado como la primera fuerza de izquierdas en Catalunya. Así, trata de sacudirse la presión por la competencia con Ciudadanos. Para el líder socialista, la candidatura de Inés Arrimadas competía con el PP y no con el PSC. Sin embargo, ha barrido en los tradicionales bastiones socialistas.

El líder socialista se ha reivindicado como la principal fuerza de izquierdas no independentista, en referencia a Catalunya-En Comú Podem. Sin embargo, esa batalla ya la veían ganada desde el 26J y tras su victoria en las primarias. Además, son muchos los socialistas que sostienen que el 21D no se jugaba en esos términos sino en la disyuntiva independentismo-no independentismo. Fuentes de la dirección del PSC sostienen que el voto ha sido “más de afirmación que de reconciliación”. 

El líder del PSC, que ya compareció este domingo, ha hecho una mayor autocrítica. Ha reconocido que no han sido capaces de competir en un contexto de “excepcionalidad”, que no han “sembrado confianza en los sectores no independentistas” y que la “tercera vía” no ha tenido respaldo en una “sociedad polarizada”. A partir de ahí, el PSC se embarca en un proceso de reflexión.

Los socialistas catalanes llegarán al Parlament con un escaño más y una posición de absoluta desventaja respecto a Ciudadanos, que les saca 20 diputados. Iceta está seguro de que será el bloque independentista el que gobierne, aunque no sabe con qué fórmula. 

Tanto PSOE como PSC emplazan a los futuros gobernantes de Catalunya a hacerlo en el marco de la legalidad: “H a ganado en escaños pero no votos. Si ayer no tenían una mayoría para comenzar el camino del independentismo, hoy la tienen menos. No se puede optar a intentar gobernar para un 47%, lo que necesita Catalunya es un gobierno que lo haga para el 100%”, ha avisado Sánchez. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.