Con el viento de las encuestas soplando a su favor, el PSC se ve con fuerza para que Miquel Iceta alcance la presidencia de la Generalitat. Para ello, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido el voto tanto de ciudadanos progresistas como de los que “sin sentirse de izquierdas quieren acabar con el enfrentamiento” provocado por el proceso soberanista.

De mitin este domingo en Lleida tras visitar Tarragona este sábado, Sánchez ha ensalzado a Iceta como el futuro president que gobernará Catalunya “al ritmo de la justicia social, la convivencia y la concordia”. Una referencia a los ya célebres bailes de Iceta en pasadas campañas, que antes del 21D el primer secretario del PSC ha aparcado para los mítines, pero no para ‘El Intermedio’.

Según Sánchez, tanto independentistas como los ‘comuns’, el PP y Ciutadans “temen” que Iceta sea president. De ahí que, ha añadido, “le critiquen hasta que baile”, ha dicho el secretario general del PSOE sobre los reproches de Marta Rovira (ERC) a Iceta por “bailar mientras Junqueras está en prisión”.

Sánchez ha repartido tanto al bloque independentista como al PP y a “su media naranja”, esto es, Ciutadans. “Son las dos caras del mismo problema”, ha considerado, sin olvidar a la “izquierda casta y pura”, la definición del líder del PSOE para los ‘comuns’, a los que ha criticado por romper el pacto con los socialistas en Barcelona.

Por todo ello ha vuelto a  situar al PSC como el voto útil de este 21D. “Si tu no vas ellos continuarán y volverán a decidir por ti”, ha sostenido. Y para que la “remontada” del PSC que “se respira” se pueda materializar, Sánchez ha llamado a la movilización, no sólo de los progresistas. El objetivo en la demarcación de Lleida es superar el único diputado que el PSC consiguió en 2015. “Yo quiero cuatro”, ha dicho el cabeza de lista del PSC el 21D.

Iceta, el MacGyver catalán

Iceta ha incidido en su papel de reconciliador entre los catalanes y ha bromeado en que puede convertirse en el “MacGyver de la política catalana”, en alusión al personaje televisivo capaz de solucionar las situaciones más complejas con elementos de lo más variados. “Lo que no haré es bailar al ritmo de la CUP porque quiero demasiado a mi país”, ha afirmado.

“Hay que rendir cuentas con el Govern de los últimos dos años, y como lo han hecho tan mal no se les puede renovar el contrato”, ha aseverado ante el público que ha llenado la platea del Teatre de l’Escorxador de Lleida y los que lo han seguido desde una sala anexa.

En el plano económico, Sánchez ha dado su apoyo a la propuesta de Iceta de crear un consorcio tributario entre el Gobierno y la Generalitat, porque ha sostenido que es una medida para aportar “soluciones a los problemas reales” de los catalanes. En clave nacional, Sánchez ha centrado su discurso en criticar el “legado de cenizas” de Mariano Rajoy por la desigualdad, los casos de corrupción del PP y su papel en el proceso soberanista, y ha confiado en que el año que viene se abra el debate sobre la reforma constitucional y que la Carta Magna “también pueda tener madres y no sólo padres”.

Sijena en el mitin

El traslado de las obras de Sijena del museo de Lleida a Aragón, que por orden judicial se debe practicar este lunes, también ha estado presente en el mitin. El alcalde de Lleida, Àngel Ros (PSC), ha avisado de que “el arte sacro no es objeto del artículo 155”, aunque ha reivindicado que ha sido muy bueno para dar seguridad jurídica y estabilidad.

“Pero no puede usarse para resolver pleitos entre administraciones o entre administraciones y particulares”, ha matizado Ros. El también presidente del PSC ha ensalzado los lazos que unen a los catalanes con los vecinos de zonas de la Franja como Huesca, Barbastro y Fraga: “Hablamos a veces en catalán, a veces en castellano, pero siempre nos entendemos”.

Deja un comentario