El líder del PSOE, Pedro Sánchez, cree que la legislatura de Mariano Rajoy ya no da para más apenas un año después de haberse iniciado. Sin los presupuestos garantizados y con el ‘shok’ que advierte en el PP como consecuencia del descalabro electoral en Catalunya y la pujanza de Ciudadanos, el dirigente socialista ha pasado a la acción con un mensaje mucho más duro que el de costumbre sobre la gestión del presidente del Gobierno y la cuestión catalana de fondo. Precisamente sobre Catalunya, Sánchez ha lanzado una advertencia clara a los dos partidos de derecha al señalar que si bien siempre defenderá la integridad territorial, es hora de combatir de raíz el secesionismo, y en este combate ha situado la reforma constitucional y los trabajos que se inician este miércoles en el Congreso para su estudio. Pero también ha desvelado un hecho no menor, que la ganadora de los comicios, Inés Arrimadas, aún ni siquiera se ha puesto en contacto con Iceta para explorar las posibilidades de llegar a un acuerdo de gobierno o para controlar la Mesa del Parlament.

En una conferencia en un desayuno informativo del Forum Europa, el líder socialista ha arremetido contra el inmovilismo de Rajoy, frente al cual él ha optado por “emprender” desde la oposición en “una conversación con la sociedad”. Por eso ha planteado 10 acuerdos de país con los que pretende combatir los tres grandes retos que ha identificado: la lucha contra la desigualdad, la necesidad de una regeneración política y democrática y una recuperación económica justa.

Sánchez propone la derogación de la reforma de pensiones del Gobierno y la implantación de dos impuestos, uno a las transacciones financieras y otro a la banca

En esta hoja de ruta figuran planteamientos como el de la revisión de los aforamientos, la “posible” reforma del sistema electoral, pero también la propuesta estrella para afrontar el debate de las pensiones, la derogación de la reforma del Gobierno y la implantación de dos impuestos, uno a las transacciones financieras y otro a la banca para que se “sostenga sistema público de pensiones”.

Pero Catalunya también ha estado muy presente en su parlamento como consecuencia de los resultados de las elecciones del 21-D. Como primera consecuencia de ellos, Sánchez ha lanzado un claro aviso a los independentistas al recordarles que “pueden tener mayoría parlamentaria pero no social”, por lo que “deberán gobernar para el 100% de catalanes y no sólo para el 47% que votaron opciones independentistas”. En este sentido, ha asegurado que el PSOE estará “dispuesto a dialogar, a hablar, pero sólo sobre cómo nos unimos, no sobre cómo rompemos”, y ha animado a los independentistas a participar en los trabajos de la comisión de estudio para la reforma constitucional que se inicia mañana con la conferencia de tres padres constitución: “Dsperamos que participen”.

“La parálisis del primer mandato (de Rajoy) se ha intensificado tras las elecciones del 21-D”

Pero a renglón seguido, el líder socialista ha advertido de que el PSOE “siempre va a defender el Estado, la integridad territorial, la Constitución y el Estatut”, al tiempo de que ha lanzado un dardo a los populares al avisarles de que “no se puede ser un partido grande a nivel nacional si se es una anécdota electoral en Catalunya”.

Según Sánchez, “la parálisis del primer mandato (de Rajoy) se ha intensificado tras las elecciones del 21-D”, y ha emplazado al “tándem Rajoy-Rivera” a “comprometerse en los trabajos parlamentarios de la comisión” porque “todos debemos contribuir en un proyecto de país que permita combatir de raíz al secesionismo”. Según el líder del PSOE, este proyecto “pasa por una nueva España autonómica” basado en “fortalecer lo mucho y lo bueno” que tiene el estado actual y en corregir lo que falla. En definitiva, su receta pasa por “federalizar y no recentralizar”, porque “la igualdad y la diversidad son objetivos perfectamente compatibles”.

Afea a Arrimadas que aún no se haya puesto en contacto con Iceta para hablar de la Mesa del Parlament o de un posible Govern

Precisamente en el ámbito de las negociaciones sobre Catalunya, Sánchez ha sido especialmente crítico con el partido de Rivera, ganador de los comicios pero con prácticamente nulas posibilidades de gobernar o de hacerse con el control de la Mesa del Parlament. El socialista ha afeado que diecinueve días después de las elecciones, la líder de Cs, Inés Arrimadas, no se hay puesto aún en contacto con el socialista Miquel Iceta para hablar de estos dos asuntos.

Si no lo ha hecho, es porque “no está pensando en formar gobierno, sino en otro tipo de estrategias”, ha recriminado el líder del PSOE, que sin embargo ha denunciado que Arrimadas se dedique a “despotricar” del PSC, a pesar de que es uno de sus “potenciales socios”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.