Tras lograr reservar un billete de avión, la calma y la tranquilidad inundan al comprador. Después de muchas horas delante de la pantalla y visitar centenares de páginas web tratando de encontrar el mejor precio para su vuelo, el viajero ve recompensado su esfuezo en forma de oferta. Todo está pagado. No hace falta preocuparse por costes extras para facturar maletas o para embarcar. ¿Pero quién te asegura un vuelo perfecto?

Y es que la aerolínea canadiense de low cost, Swoop, ha revolucionado completamente el mercado de la aviación con una sorprendente decisión. A partir del 20 de junio, la compañía cobrará un suplemento a los pasajeros que quieran utilizar el baño durante el viaje.

Interior del baño de un avión Interior del baño de un avión (VVF / Getty Images/iStockphoto)

La medida, que ha sido bautizada como ‘Duty Not Free’ (Puedes, pero no es gratis), consistirá en que cada pasajero que utilice el lavabo deberá pagar. Será una cuantía fija de 1 dólar (0,80 €) por minuto que no solo podrá ser abonada mediante una tarjeta de crédito. El contador se pondrá en marcha en el momento en que se cierre la puerta.

Asimismo, ya se ha prefijado un elemento clave: todo aquel que necesite usar el servicio solo lo podrá hacer durante un máximo de 30 minutos, tiempo que se controlará a través de una tarjeta (la misma que permitirá abrir la puerta del lavabo).

Con la disposición, se prohibirá a los usuarios introducir a bordo productos relacionados con la higiene personal. Además de no poder utilizar enseres personales, el viajero se verá obligado a rascarse el bolsillo si precisa cualquier producto adicional. Todo estará controlado: el papel higiénico costará 0,25 dólares (0,20 €) y si quiere usar colonias y jabones hechos a mano tendrá que abonar 1 dólar suplementario.

Esta pionera pero controvertida decisión se centra en cubrir los gastos higiénicos que genera el baño. El precio irá destinado a la limpieza y el mantenimiento de este compartimento y a cubrir el coste del agua, según ha argumentado el director de la compañía, Steven Greenway. De esta forma pretenden seguir la lógica -dicen- de que el pasajero solo pague por los servicios que utilice.

Aunque Swoop es la primera empresa que pondrá en funcionamiento este modelo, la propuesta no es una novedad en el sector aeronáutico. Ya en el 2009, Ryanair, en su intento por reducir gastos, barajó llevarla a cabo pero acabo desestimando la iniciativa.

Un pasajero llamando a la puerta del baño de un avión Un pasajero llamando a la puerta del baño de un avión (Jupiterimages / Getty)

TAMBIÉN TE INTERESA:

Este es el mejor momento para ir al baño en el avión (sin morirse de vergüenza)

Deja un comentario