Paco Vallejo (35) dice que no tiene ganas de jugar al ajedrez. Ningunas ganas. Y ese es un problema porque vive de esto, del ajedrez.

Paco Vallejo es un gran maestro de la disciplina, uno de los mejores ajedrecistas del mundo. Sin embargo, ahora mismo tiene un asunto pendiente, un asunto que apenas le deja vivir. Hacienda le reclama un dineral.

La historia viene del 2011. En aquel año, Vallejo entraba en el mundo del póquer online. Duró muy poco allí, apenas ese año. Sin embargo, el tiempo suficiente como para disputar un abanico de partidas. Ganó y perdió dinero. De hecho, perdió más del que ganó.

Lo que pasa es que el fisco no compensó ganancias con pérdidas. Interpretó que Vallejo había ganado mucho dinero y decidió que debía haber tributado por aquellas ganancias. Y de propina, también debía pagar una sanción importante.

El legislador corrigió aquel defecto legal al año siguiente, en el 2012. Pero la reforma no aplicaba la retroactividad: Vallejo había jugado en el 2011, y debía pagar según dictaba la ley en aquel año. Originariamente, el varapalo superaba el medio millón de euros. Tras las alegaciones de su abogado, la pena quedó reducida a 100.000 euros. Aun así, Vallejo, que atiende a La Vanguardia desde las islas Baleares, lo lleva fatal: a finales de marzo se retiraba en el Europeo de Batumi, en Georgia. Se declaraba roto intelectualmente.

¿No puede jugar? Motivación tengo muy poca ahora. Calcule: ¿sabe cuántas partidas debo jugar para pagar esos 100.000 euros? Son muchos años. Y esto te afecta.

¿Y no se entrena? Apenas una o dos horas al día. No me apetece. Espero recuperarme. Antes podía estudiar cinco horas diarias. Ahora…

Se retiró en el Europeo. Llegaba tocado. Cuando las cosas van bien, lo malo no te afecta tanto. Pero cuando van mal, lo malo te cae encima. Aquel Europeo no me estaba saliendo bien. Llevaba dos años con Hacienda encima mío, dos años con mi madre enferma, además. En Batumi había jugado cinco partidas. Quedaban seis más. Aún tenía posibilidades de clasificarme para el Mundial, incluso de ganar el ­torneo.

Hacienda me reclama 100.000 euros por jugar al poquer online; debo jugar años al ajedrez para pagar”

Y se retiró. Se lo aseguro, no lo había hecho nunca. Nunca en los treinta años que llevo jugando, de los cinco a los 35. Tan sólo una vez, a los diez años, cuando tuvieron que hospitalizarme. Nunca más.

¿Y cómo estaba ahora? Anímicamente destrozado. Necesitaba contar la historia. Lo hice, y eso me ha quitado un peso de encima. Aunque no es suficiente porque el proceso sigue. Desde la admi­nistración se está mostrando cero interés.

¿Y qué hará? Iremos a juicio. Hacienda me re­clama unos 100.000 euros. Al principio, la sanción superaba los 500.000, y eso era muy grave: a partir de los 120.000 te pueden pedir cárcel. Algo así te destroza la vida. Ahora, puedo seguir viviendo.

Desnudarte en público porque has jugado al póquer no es agradable; esto no es ajedrez”

Usted no está conforme… Incluso un euro es un engaño. Nunca he tenido ganancias en el póquer. En el 2011 perdí 5.715 euros, entre ganancias y pérdidas.

(…)

Aquí, Vallejo abre un inciso. Ofrece un ejemplo. Dice: “Si usted y yo jugamos en el 2011 con 100 euros, y estamos toda la noche, y esos cien euros van cambiando de mano, y al final quedamos cada uno con 50, Hacienda entenderá que hemos tenido unas ganancias importantes. El disparate es tan grande que Hacienda lo corrigió en el 2012. Sin embargo, lo que había ocurrido antes, así quedaba…”.

(…)

¿Conoce más casos? Los hay. Probablemente, cientos. Lo que pasa es que casi nadie habla de lo suyo.

¿Por qué? Desnudarte públicamente porque has jugado al póquer no es agradable. Esto no es ajedrez. Mi entorno me recomendaba que no contara la historia.

¿Por qué? Dijeron que se me tacharía de ludópata, que esto podía afectar a mi imagen. El ajedrecista tiene una imagen de alguien equilibrado. Pero llegué a un punto en el que estaba tan indignado que la imagen me daba igual. Al final, con tanta presión ni siquiera podía jugar.

¿Cuándo le llegó la reclamación de Hacienda? En el 2016. Si hubiera jugado en el 2012, no hubiera llegado. Pero como jugué en el 2011… Fíjese en algo: si hubiera ganado 100.000 euros, hubiera seguido jugando. Hubiera sido un sinsentido: ¿ganas ese dineral y dejas de jugar? Lo dejé porque perdí dinero. En el 2012 ya no jugué.

Me retiré del Europeo porque este problema con el fisco me estaba cayendo encima”

Paco Vallejo

¿Por qué jugó? Estaba muy de moda. Lo hacían muchos amigos. Fuera también tengo amigos que juegan. Por ejemplo, en Londres. Y allí no pagas ni ganando. He aprendido tanto de leyes que me olvidaré del ajedrez.

Me siento como un criminal, cuando no he hecho nada, me han bloqueado el dinero

¿Eso cree? Espero que en los próximos meses esto se diluya un poco. Pero conozco casos de gente que lo ha perdido todo. Tengo fe en que, al ser un sinsentido, esto se arregle. Aunque el daño es grandísimo: el ajedrecista es como un cirujano, y no puede jugar si su mente no está limpia.

¿No volverá a jugar? He renunciado al último Europeo con la selección española y es difícil que juegue la Olimpiada del año que viene. Me cuesta jugar por un país que me trata de esta manera. Soy el número uno de España, pero si tengo que luchar por mis derechos e ir a Estrasburgo, lo haré. Piense que vivo en Mallorca, pero que la mayoría del tiempo lo paso en el extranjero. He vivido en Moscú y en Dubái. Ni siquiera he intentado cambiar mi residencia fiscal. Entiendo que soy español y debo aportar aquí.

¿Cuándo se resolverá el caso? El caso está en el TEAR (Tribunal Económico Administrativo Regional). Pero no sé cuándo llegará la resolución. Hay pendiente mucha gente con casos del 2009. Van dos años por delante mío. Si ellos ganan, eso favorecería mucho mi caso. La pena de la justicia es que se eterniza, y eso la vuelve injusta. Y aunque mañana me dijeran que estaba arreglado, ya no me bastaría.

¿Por qué? El daño que se me ha hecho es gigantesco. En estos años he jugado muy pocos torneos. No puedo dejarlo porque me moriría de hambre.

¿Y ha rendido? Más de lo normal. Estoy contento con mis resultados, en relación a lo que he pasado. No he bajado mucho en el ranking mundial. Ahora soy el 32.º del mundo (llegó a ser el 18.º). Al fin y al cabo, un Gran Maestro está acostumbrado a luchar bajo condiciones extremas.

Y sin dinero. Me siento como un criminal, cuando no he hecho nada. Me han bloqueado la mayor parte del dinero que tenía, y eso ya me ha cambiado la forma de vivir. Mi madre enfermó en Dubái y no la podía traer. El poder de Hacienda es exorbitante.

¿Nadie le ayuda? En las redes sí que lo han hecho. El caso ha llegado a todos los idiomas. He visto noticias referentes a mi caso en idiomas que ni conozco. Distingo las palabras Vallejo y póquer y eso me da pena. Esto hace daño a este país. Al inversor alemán que quiera venir aquí se le quitarán las ganas. Verá inseguridad jurídica e injusticia contra alguien que ha dado mucho a este país, con medallas y títulos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.