Pablo Casado oculta al Congreso su sueldo de 250.000 euros

El presidente del PP y candidato al gobierno de España, no ha pedido a la Cámara el pertinente permiso para ser presidente del PP y no refleja en sus bienes cuánto le paga el partido, como exige la Ley Electoral.

La transparencia no es el fuerte de nuestros diputados. O al menos, de muchos de ellos, entre los que se encuentra el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, quien oculta en la web del Congreso de los Diputados el sobresueldo que recibe de Génova desde que sucedió a Mariano Rajoy. Este ocultamiento vulnera la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG),que en su artículo 170 señala la obligación de los diputados y senadores de declarar sus bienes cuando empiezan y dejan de ser parlamentarios, “así como cuando se modifiquen sus circunstancias”.

La ocultación de Casado es doble porque, por una parte, ha hurtado al Congreso de los Diputados la información, y la solicitud de permiso, para ser presidente del Partido Popular. Un mero trámite en este caso pero que también es obligatorio, como marca el mismo artículo de la ley, que exige la declaración de actividades que puedan ser incompatibles, “las que, con arreglo a la Ley, puedan ser de ejercicio compatible” y “en general, cualesquiera actividades que proporcionen o puedan proporcionar ingresos económicos”.

Además, no es un trámite que sea ajeno a Pablo Casado, puesto que, cuando Mariano Rajoy le ascendió de portavoz del Comité Electoral a vicesecretario de Comunicación del PP, sí cumplió el trámite y pidió permiso a la Comisión del Estatuto del Diputado para compaginar ese cargo con la “dedicación absoluta” como diputado que le exige la Ley.

Permiso como vicesecretario

El 23 de marzo de 2017, la Comisión del Estatuto del Diputado elevaba al Pleno del Congreso las actividades que habían declarado sus señorías, entre la que estaba la de Casado para ser vicesecretario general del PP, algo que se aprobaba provisionalmente por ser una “actividad compatible según criterio reiterado en relación con los cargos y actividades en los partidos políticos y grupos parlamentarios”. Y, como Casado reflejó después en su declaración de actividades, el Pleno de la Cámara le dio el permiso el 29 de junio de ese año.

Eso no impidió que Casado se acogiese a alguna pequeña treta y declarase su sobresueldo por su cargo en el PP en su declaración de bienes, pero solo a medias. Así, Casado anotaba en este documento oficial que había cobrado 24.855 euros netos del PP, sin especificar el cargo y sin aclarar que ese era el sueldo de medio año, pues la fecha del documento es del 26 de junio de 2016.

En cualquier caso, ese documento está desfasado e incumple la LOREG, porque no recoge sus nuevas “circunstancias” como presidente del Partido Popular, con un sobresueldo que supera de largo los 200.000 euros y que Casado tampoco registra en su declaración de bienes, que debería haber modificado y que todavía sigue plasmando su medio sueldo como vicesecretario. Al menos, así era en época de Mariano Rajoy, que cobró en 2011 un total de 200.628,66 euros. Este periódico ha preguntado reiteradamente al PP por qué Casado no ha modificado su situación ante el Congreso y cuál es el sueldo que el partido paga a su presidente. El silencio ha sido la única respuesta.

Un sueldo valorado en más de 200.000 euros

Para conocer el dato, hay que remontarse al escándalo de los papeles de Bárcenas y los presuntos pagos en B, que Moncloa intentó desactivar publicando en 2013 las declaraciones de la Renta del entonces presidente del Gobierno. Así pudimos ver que, hasta llegar a ser jefe del Ejecutivo a principios de 2012, cuando la ley le impedía seguir cobrando del PP, el sueldo de Rajoy en Génova era de 200.628,66 euros. Aun así, es difícil hacerse una idea de cuánto cobra ahora Casado, puesto que, en el caso de Rajoy, casi duplicó su sueldo en sus siete años en la oposición, de los 136.870,30 euros de 2004 a los más de 200.000 de 2011.

Una cantidad a la que habría que sumar lo que Pablo Casado cobra por ser diputado, que es de 2.972,94 euros cada mes a los que se suman 1.921,20 euros de dietas mensuales, libres de impuestos, por ser diputado por Ávila -aunque viva en Madrid-, y los 1.105,63 euros que cobraba cada mes, hasta septiembre de 2018, por ser vicepresidente Primero de la Comisión Mixta para la Unión Europea. Sin olvidar los pagos en especie -coche oficial, móvil y iPad y viajes-.

Ejemplos muy cercanos

La obligación de registrar los cambios de circunstancias patrimoniales de los diputados no es algo que debiera ser ajeno a Pablo Casado. Lo saben, al menos, dos de sus colaboradores más cercanos. Por ejemplo, Javier Marotoha registrado hasta dos cambios en sus declaraciones de bienes. En una de ellas, por cierto, sí anotó su sueldo completo -anual- como vicesecretario del PP cuando compartía cargo con Casado, lo que permite esquivar las tretas del actual presidente del PP y saber que en aquel entonces cobraba 48.000 euros.

Otro ejemplo, más reciente incluso, es el de Dolors Montserrat, a quien Casado eligió como portavoz del PP en el Congreso tras convertirse en presidente de la formación. El 18 de octubre de 2018, Montserrat pidió cambiar su declaración de bienes para que constase que, tras dejar el Ministerio de Sanidad, ahora cobraba del “consejo de dirección del grupo parlamentario popular” una cantidad mensual de 3.027,71 euros.

Deja un comentario