Después de cuatro intentos fallidos de elección del presidente de la Generalitat, la hipótesis de una repetición electoral comienza a ganar peso en Catalunya. El plazo expira el 22 de mayo. Si en esa fecha no se ha logrado la investidura de un President, el Parlament de Catalunya quedará automáticamente disuelto y se deberán convocar elecciones para el 15 de julio. ¿Quién tiene más incentivos para esa nueva convocatoria electoral? Esta es la pregunta que se formula Enric Juliana en su video-blog semanal.

El director adjunto de La Vanguardia considera que Carles Puigdemont podría tener incentivos para esa repetición electoral en la medida que la reciente decisión del tribunal de Schleswig-Holstein, denegando su extradición a España por el delito de rebelión, la sitúa de nuevo en el centro del debate público, con un alto nivel de adhesión par parte de todos los votantes soberanistas, con independencia de sus preferencias partidarias.

Puigdemont podría lanzar un envite a ERC invitándole a concurrir en esas hipotéticas elecciones en una lista unitaria del soberanismo, lo cual significaría una nueva victoria estratégica de los neoconvergentes (ex CDC e independientes) aglutinados alrededor de Puigdemont. Nunca hemos de perder de vista que la tenaz pugna entre neconvergentes y republicanos para reconfigurar la clase dirigente catalana es uno de los motores de lo que se venido en llamar el ‘procés’. Gracias a su situación actual en Alemania –que puede verse modificada en el curso de las próximas semanas-, Puigdemont tiene en estos momentos una fuerte capacidad de presión sobre los partidos soberanistas.

¿Serían unas elecciones con una alta tasa de participación? Esta es la otra pregunta que se plantea Juliana. Una mayor abstención podría beneficiar a los soberanistas, que en estos momentos cuentan con un fuerte resorte emocional: la adhesión al hombre hoy residenciado en Berlín.

El plazo concluye el 22 de mayo.

Deja un comentario