Bajo el lema “Mañana puedes ser tú”, Òmnium Cultural ha presentado este mediodía una campaña en defensa de los derechos fundamentales que considera actualmente “en riesgo” en España. La iniciativa que la entidad saca adelante con la colaboración del Institut de Drets Humans de Catalunya, la Associació Irídia, la Fundació per la Pau y el International Institute for Noviolent Action pretende “remover consciencias” en la sociedad a través de la denuncia de casos “flagrantes” de vulneración de derechos, muchos de los cuales bajo la aplicación de la denominada ley mordaza. De hecho, con la Ley Orgánica de protección de la seguridad ciudadana, aprobada en 2015, se han tramitado más de 20.000 sanciones, según datos del propio Ministerio del Interior.

“Estamos en un momento de extrema gravedad de vulneración de derechos civiles fundamentales”, ha afirmado el vicepresidente de Òmnium Marcel Mauri. A su juicio, cualquier persona puede ser sospechosa, puesto que “el Estado español no protege, sino que, al contrario, limita y vulnera los derechos”. Los impulsores de la campaña, como Anaïs Franquesa (Irídia) han querido dejar bien claro que la “persecución” no es contra el independentismo o el soberanismo, sino contra todo aquel que “cuestionan el régimen del 78, que persigue de manera indiscriminada cualquier disidencia política”.

Para los promotores, la ley mordaza significó un punto de inflexión. Según Mauri, “la represión” lleva hoy el nombre de raperos como Valtonyc o Pablo Hasel -condenados a penas de prisión por las letras de sus canciones y presentes en la rueda de prensa- o del presidente de Òmnium, Jordi Cuixart. “La represión se ha socializado”, ha insistido Mauri.

Precisamente, durante el acto de presentación de la campaña se ha leído una carta de Cuixart en la que ha denunciado que en España se está llevando a cabo una “primera oleada represiva que irá a más y que cada vez será más arbitraria”.

Por su parte, Franquesa ha asegurado que desde Irídia llevan años denunciando “la deriva autoritaria, de la criminalización de la disidencia y del uso desproporcionado de la fuerza”. Franquesa ha denunciado que con la ley mordaza se convierte en delito aquello que es “pura libertad de expresión o manifestación”. Al acto han acudido también el cantante de la banda de rap, César Strawberry, condenado a un año y medio por suis tuits, Cassandra Vera procesada por sus chistes en las redes sociales, Mercè Alcocer, periodista de Catalunya Ràdio, multada por intentar hacer preguntas a un abogado ante la Audiencia Nacional, o Jordi Pessarrodona, quien se plantó junto a un agente de la Guardia Civil con una nariz de payaso y que está siendo investigado por delitos de odio, desobediencia y resistencia grave a la autoridad.

Deja un comentario