Este lunes ha dado comienzo oficialmente la semana del Masters de Augusta. El primer Grand Slam del calendario golfístico es una de las grandes citas del año y está regado de tradiciones. De hecho, es el único grande que se juega siempre en el mismo escenario, el Augusta National. Ya desde este primer día de la semana, el hoyo 16 es la sede de una de la que más gustan a los jugadores.

Con dos chaquetas verdes en su armario, José María Olazábal es uno de los golfistas más respetados en los alrededores de Magnolia Lane. Lejos de su mejor forma, el vasco acude siempre puntual a su cita en el Masters, el torneo que más le motiva junto a la Ryder Cup. Y este lunes, en el famoso hoyo 16, ha vuelto a despertar la admiración de un público entregado.

La bola botando en el agua en el hoyo 16 antes de coger green es una tradición en los entrenos de Augusta

El 16 es un par 3 corto, pero que tiene un green criminal, con varias plataformas, y rodeado de agua por la parte frontal y el lado izquierdo. En los días de entrenamiento previos al Masters, se ha convertido en una tradición entre los jugadores el intentar coger green jugando un golpe raso, botando la bola varias veces en el agua. Un espectáculo que los miles de espectadores ya que pasean por el Augusta National desde que se abren las puertas disfrutan como pocos.

Olazábal lleva unos días entrenando en Augusta y este lunes, ya con público, no ha faltado a la tradición. Ha cogido un hierro y ha jugado un golpe precioso, que ha botado cinco veces en el agua, antes de chocar contra el talud del lago, perder velocidad y caer mansamente en el green. La pendiente ha conducido la bola hasta escasos centímetros del hoyo, rozando el hole in one y desatando la locura en las gradas. El Masters ya está aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.