El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció este domingo que fue aprobada una ley estatal que prohíbe a las personas condenadas por violencia machista la posesión de armas de fuego.

La norma busca llenar un vacío que existía en la ley estatal con el fin de garantizar que estas personas entreguen todas las armas de fuego, no sólo las cortas, según un comunicado del despacho del gobernador.

La ley de Nueva York prohibía hasta ahora la posesión de armas para las personas condenadas por un delito grave o por un número limitado de faltas menores. Con la nueva legislación, las personas solicitadas por un delito grave u otra infracción seria no pueden obtener o renovar su licencia de porte de arma de fuego.

Además, se refuerza la lista de delitos “graves” por los que, tras una condena, la persona pierde el permiso de porte y debe entregar las armas en su poder.

Cuomo destacó que con la reforma buscan romper el “vínculo” entre la violencia armada y la violencia doméstica, y calificó de “horrorosos” los tiroteos masivos en el país.

Según el comunicado, en nueve de los diez tiroteos masivos más mortíferos en la historia de Estados Unidos, entre ellos los ocurridos el año pasado en Las Vegas, donde murieron 59 personas, y Sutherland Springs (Texas), que se saldó con 26 fallecidos, el atacante tenía registro de violencia contra las mujeres.

La información detalla que durante 2016 se utilizaron armas de fuego en 35 homicidios domésticos cometidos en Nueva York.

Deja un comentario