La nave industrial de Asados, en Rianxo (A Coruña), en cuyo depósito de agua se halló el cuerpo sin vida de la joven madrileña Diana Quer, es este jueves objeto de una nueva inspección ocular solicitada por la acusación particular en el caso.

En el lugar no se encuentra el presunto responsable de esta muerte, José Enrique Abuín Gey, ‘El Chicle’, interno en el penal pontevedrés de A Lama, y sí el abogado de la familia de la víctima, Ricardo Pérez Lama, que representa a sus padres, Juan Carlos Quer y Diana López-Pinel.

El principal sospechoso fue el que condujo a los investigadores el 31 de diciembre al depósito de agua de la nave de Asados, que servía a una vieja fábrica de gaseosas y, en cuyo interior, con la ayuda de una cámara subacuática, se descubrió el cadáver de la chica, sumergido con pesos.

La fábrica está a apenas 150 metros de la casa en la que residen los padres de Abuín Gey.

A ‘El Chicle’, que tiene una hija menor de edad con Rosario Rodríguez, exonerada este miércoles como posible autora o cómplice, se le investiga por la presunta comisión de los delitos de homicidio o asesinato, detención ilegal, y también contra la libertad sexual.

Diana Quer desapareció el 22 de agosto de 2016 en el municipio costero de A Pobra do Caramiñal, donde veraneaba con su familia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.