El petrolero Sanchi se ha hundido este domingo en el mar de la China Oriental, una semana después de colisionar con el buque de carga CF Crystal, registrado en Hong Kong, informa la agencia china Xinhua.

Tras la colisión el pasado 6 de enero, el petrolero se incendió y la zona del accidente estuvo cubierta por un denso humo negro incluso hasta este domingo. Los 21 tripulantes del buque chino fueron salvados, pero los equipos de rescate no lograron encontrar con vida a ningún marinero del Sanchi.

A bordo del buque petrolero, registrado en Panamá y administrado por el importante operador petrolero iraní National Iranian Tanker Co., se encontraban 30 iraníes y dos ciudadanos de Bangladés. Los rescatistas recuperaron dos cuerpos este sábado y uno más el pasado lunes.

Las autoridades de Irán han declarado muertos a los presentes a bordo y han decretado que el 15 de enero sea un día de luto nacional para honrar a las víctimas del accidente, recoge Press TV.

El responsable de la agencia marítima iraní, Mahmoud Rastad, comentó en declaraciones recogidas por la televisión estatal que ya “no hay esperanza de encontrar sobrevivientes entre los 29 miembros [desaparecidos] de la tripulación”. El presidente de Irán, Hasán Rouhaní, expresó sus condolencias por la muerte de los marineros.

El buque Sanchi navegaba rumbo a Corea del Sur con un cargamento de 136.000 toneladas de crudo ligero de Irán. La Administración Oceánica Estatal de China señaló que una gran cantidad del combustible derramado sigue en llamas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.