Ángel Ros (Lleida, 1952) es el alcalde socialista de Lleida.  Recibió a los técnicos de Aragón que se han llevado a Huesca las conocidas como obras de Sijena por una decisión judicial con la que es muy crítico. El dirigente del PSC considera que el juez ha “invocado” la aplicación del artículo 155 de la Constitución para justificar la medida de que Catalunya tenga que devolver  esas piezas que llevan años en el museo de la ciudad y critica que el ministro de Cultura haya acatado las medidas de esa sentencia sin esperar a que el Tribunal Supremo resuelva los recursos que ha anunciado.

Muy crítico con las decisiones, Ros está convencido de que no ha sido una “casualidad” que la decisión sobre este litigio que se ha prolongado durante décadas se resuelva ahora, en plena vigencia del 155 y en periodo electoral. Considera que si hubiera habido un Govern, habría actuado de otra manera y Lleida seguiría teniendo las obras que desde hoy dormirán en Huesca.

Este conflicto se arrastra desde hace décadas. Aragón reclama unas obras que en teoría compró Catalunya. ¿Hay algún documento que pruebe esa compra-venta?

Es evidente. La Generalitat compró las obras de Sijena al convento de las antiguas monjas de esa localidad aragonesa. Esa compra está incluso avalada porque hubo un recurso ante el Tribunal Constitucional sobre su legalidad y está avalada. Con posterioridad, Aragón recurrió a la justicia civil y ha sido un tribunal, el juzgado número 1 de Huesca, curiosamente con un juez provisional que hoy ha acabado su misión, quien ha dictaminado sobre la propiedad de estas obras y, además, ha utilizado el artículo 155 de la Constitución, que está pensando para restablecer el orden constitucional y estatutario, pero no para incidir en pleitos privados o de administraciones públicas. Ha incidido ahí y el ministro de Cultura ha dictaminado que había que obedecer esa resolución judicial, que está recurrida, que puede llegar al Tribunal Supremo, como llegará y en enero se presenta el recurso ante el Supremo. Por tanto, sinceramente y sin ser jurista, no tiene ningún sentido obligar a una ejecución cautelar de una sentencia que puede ser recurrida.

¿Quién ha utilizado el 155? ¿El juez o el ministro de Cultura?

El juez lo ha utilizado. Ha invocado ese artículo en su auto, en su resolución, y el ministro podría haber hecho dos caminos: una, inhibirse esperando que hubiera un conseller de cultura o, dos, diciendo proceda, que ha sido la decisión del ministro de Cultura. Quien ha invocado el artículo 155 es el juez provisional del juzgado número 1 de Huesca.

¿Cómo lo ha invocado?

El auto del juez lo cita explícitamente. Dice que teniendo en cuenta que el Senado aprobó la aplicación a Catalunya del artículo 155 de la Constitución, y por tanto, la responsabilidad de Cultura la ostenta el ministro, etc. El auto del juez directa y explícitamente invoca el artículo 155 de la Constitución. 

¿Se ha excedido el Gobierno en sus atribuciones?

La palabra es fuerte. Yo prefiero decir que ha decidido no inhibirse. En mi opinión, la mejor medida era inhibirse en una situación como la actual que ha generado la lógica alarma social en Lleida, en Catalunya, que no ayuda a las relaciones básicas importantísimas para la cohesión global entre Catalunya y Aragón. Yo hubiera preferido y así se lo solicité por escrito aplicar un criterio de prudencia, que traducido sería inhibición en este caso hasta que hubiera un conseller de Cultura dentro de un marco legal como el que esperamos que haya a partir del 21D. 

¿La sucesión de acontecimientos habría sido diferente si hubiera habido un Govern?

Sí. Estoy convencido de que un conseller de la Generalitat no hubiera aceptado una ejecución cautelar de una sentencia no firme. Estaba anunciado formalmente por nosotros que sería recurrida porque uno de los recursos presentados desde Lleida era la petición de información para formular el recurso en casación ante el Supremo. Por tanto, estaba advertido formalmente la Audiencia Provincial de Huesca de nuestro recurso. 

¿Exigirán responsabilidades al Gobierno vía Senado o vía Congreso?

No. Lo que haremos es presentar el recurso ante el Supremo en los primeros días de enero, esperamos ganarlo y esta situación produciría un retorno hacia Catalunya de las obras al Museo Nacional de Arte que lo compró y se lo cedió al de Lleida. Las ejecuciones cautelares solo deben realizarse cuando hay riesgo para las obras y es evidente que el museo de Lleida no iba a venderlas al MET de Nueva York ni a ningún museo americano ni europeo. No es nuestra intención, con lo cual no hay riesgo para estas obras. No tiene sentido la ejecución cautelar. Debía esperarse a agotar la vía jurídica. Esto no se ha hecho y, en consecuencia, esperamos que las obras de retorno a Lleida. 

Es decir, que tiene esperanza pero tiene que ser ganando ese recurso ante el Supremo.

Sí.

Miquel Iceta desvincula el 155 de esta decisión. ¿Por qué hacen distintas interpretaciones?

No, no es distinta interpretación. Lo que dice Miquel Iceta es que el artículo 155 no dice que haya que incidir de esta forma en el pleito de Sijena sino que el 155 lo que hace es lógicamente cesar al conseller de Cultura, definir quién ocupa esa responsabilidad, que es el ministro de Cultura; y, por tanto, es una decisión del ministro de Cultura la de autorizar esa ejecución cautelar de la sentencia. No es algo intrínsecamente vinculado al artículo 155 sino que es la decisión del ministro.    

Los independentistas han cargado contra los socialistas precisamente por esta utilización del 155. ¿Le preocupa que este conflicto perjudique electoralmente al PSC?

No, no me preocupa. Para los independentistas –los partidos que daban soporte al anterior gobierno de la Generalitat–, la culpa de todas las desgracias del país la tienen los socialistas y en Lleida, yo mismo. Hoy han marchado 44 obras a Aragón, aquí al lado, a un territorio hermano. Hace pocos días y permanentemente, como un goteo, 3.000 empresas han marchado de Catalunya a otras zonas de España, igualmente hermanas. Seguramente sobre este tema los partidos que daban soporte al anterior Govern no han hablado. Les preocupan las 44 obras de arte, a mí también, pero a mí me preocupan también las 3.000 empresas que han marchado por la anterior política de la Generalitat y estrictamente por la política del anterior Govern. A las 44 obras que han marchado se les pueden imputar razones jurídicas, pero a las 3.000 empresas solo debe imputarse la política del anterior gobierno de la Generalitat. 

¿Se está utilizando políticamente este conflicto?

Sin duda. En un periodo electoral cualquier acción es objeto de su utilización política. No hay casualidades en la vida. Que este tema surja en estos momentos de vigencia del artículo 155 y en estos momentos de periodo electoral no es ninguna casualidad. Nunca existen las casualidades. 

En este caso, la casualidad o no casualidad la provoca un juez.

Bueno, con evidentemente unos recursos materiales aportados por el Gobierno de Aragón. Yo esta noche estaba en el museo de Lleida y estábamos esperando la llegada de todo un equipo técnico muy importante enviado desde la consejería de Cultura del Gobierno de Aragón, es decir, ha habido una coincidencia en el tiempo e insisto: las casualidades no existen. 

El Gobierno de Aragón está presidido por un socialista. ¿No ha habido interlocución con ellos?

Claro que ha habido y desde un Gobierno de Convergència en la Generalitat en su momento. Hubo un intento de pacto desde Catalunya con el conseller Santi Vila que cedió a Aragón 53 obras como muestra de buena voluntad para resolver el conflicto. Hubo una primera cesión desde Catalunya de obras del antiguo convento de Sijena. Por tanto, ha habido intentos de negociación desde Catalunya. 

Me refiero a ahora. Dado que Javier Lambán es el presidente…

No, una vez está 100% judicializado un conflicto hay que dejar que sean los jueces quienes decidan. Desde Lleida, desde el ayuntamiento y desde mi misma posición como alcalde, dejaremos que los jueces decidan, pero que decidan los del Tribunal Supremo. 

Pero como dice que ha sido el Gobierno de Aragón el que ha puesto los medios…

Claro. No creo que pueda cuestionarlo nadie, que los conservadores de museos que se han dedicado a preparar las obras eran, por una parte, del museo de Lleida y, por otra, de Aragón. 

Le noto enfadado con sus compañeros de Aragón.

No estoy enfadado. La palabra no es enfadado, es muy dolido con una injusticia en la que un museo de Lleida que tiene 125 años de historia cuidando el arte sacro –rehabilitando, poniendo en valor, difundiendo el arte del conjunto de lo que era la anterior diócesis de Lleida y la actual de Barbastro y de Lleida–, dedicados a la conservación que en estos momentos nos veamos en una situación en la que se está criminalizando la función conservacionista y divulgadora del arte sacro de Lleida. Este es un valor que debería ser reconocido, no penado. 

También hay un conflicto con los llamados papeles de Salamanca. ¿Por qué en este caso no ha habido movimientos?

Lo desconozco. Los papeles de Salamanca forman parte de nuestra memoria histórica y es evidente que, en su vertiente de información sobre la tragedia que sufrió nuestro país y Catalunya, pero no ha tenido el nivel mediático que ha tenido Sijena. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.