El delantero del PSG niega tener mala relación con su compañero Cavani y con el técnico Emery, al tiempo que echa a llorar cuando le defiende en público el seleccionador Tite.

Decidió Neymar no disputar el último encuentro con el PSG frente al Angers por unas molestias musculares en la pierna izquierda que desde París aseguran que no eran tales, sino que el extremo hace lo que quiere en su nuevo club porque por algo cobra más que nadie —30 millones anuales— y prefería llegar con buen tono a los duelos con la selección brasileña. Este viernes por la mañana jugó en Lille un amistoso ante Japón y marcó de penalti el primer tanto en la victoria de la Canarinha (3-1), aunque después erró otro. Pero desde hace un tiempo que sus noticias no llegan sobre el césped sino más bien de fuera, por sus salidas nocturnas, por su rifirrafe de egos con Cavani y los lanzamientos de penalti, por sus ausencias en algún que otro entrenamiento, por sus posibles intenciones de recalar próximamente en el Madrid, por problemas de evasión fiscal y hasta por su mala relación con el técnico Unai Emery.

Futbolista que nunca se ha callado sobre el tapete —en la Liga como en la Ligue 1 se le ha visto medirse verbalmente con cualquier rival que le busque las cosquillas— ni lejos de él —recordada es la rueda de prensa con Brasil en la que le decía a un periodista que era joven y que saldría de parranda siempre que quisiera y el calendario se lo permitiera—, tampoco lo hizo esta mañana tras disputar el amistoso. “Salgo a hablar para decir que dejen ya de inventar historias que no tienen lugar”, señaló el extremo de forma tajante. Y prosiguió: “Todo lo que está saliendo me está molestando mucho porque están inventando un montón de historias que no son verdad. No tengo ningún problema con Cavani, no tengo ningún problema con el entrenador, de hecho, vine con su aval. Yo quiero ser feliz, no he venido para molestar a nadie, por lo que pido que paren. Sé de mi importancia para el equipo, de mi papel dentro del campo”.

El jugador, en cualquier caso, sigue demostrando su fútbol porque en los 12 encuentros que ha disputado esta temporada con la camiseta del PSG ha materializado 11 dianas y regalado otras nueve. Pero los enredos, casi como una constante en su carrera porque ya en el Barça y en el Santos acabó con demandas de por medio, le vienen de serie. Asuntos que no le conciernen a Tite, el seleccionador de Brasil, que salió junto a Neymar para valorar el triunfo ante Japón y acabó por hacer un alegato en favor de su delantero, que se encara con los rivales cuando le pegan patadas. “Se equivoca porque no debe reaccionar. Pero puedo hablar de su carácter, de su grandeza en el vestuario”, se arrancó; “somos seres humanos, a veces sufrimos faltas y reaccionamos de forma equivocada. Yo ya reaccioné de forma equivocada en mi carrera, pero no debemos cuestionar la índole. Puedo hablar del carácter, de la índole y del gran corazón que tiene Neymar”, agregó. El 10 de Brasil, entonces, arrancó a llorar, le dio un medio abrazo antes de irse de la sala de prensa.

Telegram: https://t.me/elpolitiko

Facebook: https://www.facebook.com/ElPolitiko2018/

Twitter: https://goo.gl/bHaAEM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.