El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aseguró este miércoles que su coalición del gobierno, que depende del apoyo de cinco partidos, es “estable” y que no se van a convocar elecciones, un día después de que la Policía recomendase imputarle por cargos de corrupción. 

“La coalición es estable. Ni yo ni nadie va a convocar elecciones. Voy a seguir trabajando hasta el final de mi legislatura”, anunció en una intervención en la inauguración de la conferencia Muni Expo, en el centro de exposiciones de Tel Aviv.

Sus comentarios llegan la mañana después de que la policía israelí hiciera públicas sus recomendaciones, presentando a Netanyahu uno de los mayores desafíos en su carrera política. Ahora corresponde al fiscal general de Israel decidir si presenta cargos, un proceso que podría llevar meses.

Netanyahu, por su parte, ha negado las acusaciones que pesan sobre él tras ambas investigaciones criminales policiales que han durado más de un año. Uno de los casos, conocido como el Caso 1000, alegó la “comisión de delitos de soborno, fraude y abuso de confianza por parte del primer ministro, el Sr. Benjamin Netanyahu “.

Sobre el caso, en el que se la acusa de solicitar y recibir regalos lujosos del millonario productor de Hollywood Arnon Milchen a cambio de favorecer sus intereses con mediación e iniciativas legales, Netanyahu señaló: “Milchen y yo nos intercambiamos regalos ¡ambos!, desde mucho antes de ser primer ministro”.

“El informe de la Policía infla los valores, todo para llegar a un número increíble de dinero”, añadió en referencia a los 230.000 euros que los investigadores aseguran que recibió a lo largo de los años en puros, champán, ropa y joyas.

El jefe del Gobierno también lamentó la participación en las pesquisas policiales de uno de sus principales rivales políticos, Yair Lapid, que fue ministro de Finanzas en su anterior gobierno y ha testificado en su contra. 

“Solo le preguntaron durante una hora y se ha convertido en testigo principal, es amigo de Milchen, íntimo, trabajó con Milchen (…) Yo recibo recomendaciones y él aplausos”, se lamentó.

El informe policial “es radical, falso, va contra la lógica”, dijo antes de añadir: “estoy seguro de que la verdad saldrá a la luz y no quedará nada de todo esto”.

Varios de sus principales socios en la coalición gubernamental le han mostraron su apoyo y han asegurado que no actuarán para hacer caer el gobierno hasta que la Fiscalía tome una decisión sobre si imputarle o no.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.