El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aseguró este miércoles que su coalición del gobierno, que depende del apoyo de cinco partidos, es “estable” y que no se van a convocar elecciones, un día después de que la Policía recomendase imputarle por cargos de corrupción. 

“La coalición es estable. Ni yo ni nadie va a convocar elecciones. Voy a seguir trabajando hasta el final de mi legislatura”, anunció en una intervención en la inauguración de la conferencia Muni Expo, en el centro de exposiciones de Tel Aviv.

Sus comentarios llegan la mañana después de que la policía israelí hiciera públicas sus recomendaciones, presentando a Netanyahu uno de los mayores desafíos en su carrera política. Ahora corresponde al fiscal general de Israel decidir si presenta cargos, un proceso que podría llevar meses.

Netanyahu, por su parte, ha negado las acusaciones que pesan sobre él tras ambas investigaciones criminales policiales que han durado más de un año. Uno de los casos, conocido como el Caso 1000, alegó la “comisión de delitos de soborno, fraude y abuso de confianza por parte del primer ministro, el Sr. Benjamin Netanyahu “.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.